¿Sentada o no?: la ciencia revela la técnica para que las mujeres no contraigan infecciones cuando usan un baño público

Igual depende que baño ¿o no?

Por Nathaly Lepe

Si eres de las mujeres que cuando ocupan un baño público no te sientas y prefieres flotar delicadamente sobre el inodoro, deberías leer con precaución el siguiente artículo.

Desde pequeñas nos enseñaron que es posible contraer una serie de infecciones y enfermedades si nos descuidamos al usar un baño público, y no encontramos protectores para cubrir el asiento.

Sin embargo, la terapeuta de la salud de la mujer, Brianne Grogan, está dedicada a enseñar a las mujeres que hay mitos que deben ser derribados y uno de ellos es el de la manera en que ocupamos los baños compartidos.

La especialista explicó que hay más riesgo de contagiarse de alguna infección si es que nos ponemos en cuclillas al momentos de orinar.

Esto, porque al “asomar” el cuerpo en el inodoro y orinar los músculos del piso pélvico y la cintura -que incluye a retadores de la cadera, glúteos, espalda y abdominales- se tensan más.

De esta manera cuando expulsamos la orina, esta tensión dificulta la fluidez del líquido y es necesario un empuje mayor.

El esfuerzo además de levantar gotas de lo que sea que se encuentre en la taza del baño, contribuye al propaso de los órganos pélvicos y a que la vejiga no logre vaciarse completamente, predisponiendo el cuerpo a infecciones.

La especialista asegura entonces que al sentarse hay menor riesgo de contraer una infección.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo