Amargado y aguafiestas: se metió por la noche a la casa de sus vecinos para destruir la piscina porque odiaba escuchar a los niños jugando

Conozco a alguien que habría hecho lo mismo.

Por Nathaly Lepe

Esperó que cayera la noche y se aseguró que sus vecinos no estuvieran en la casa. Se metió a su casa y ahí concretó su malévolo plan: destruir la piscina que tenían en el patio, simplemente porque odiaba el ruido que hacían los niños mientras jugaban en el agua.

El autor del elaborado plan fue Stephen Gee, de 63 años, quien llevaba discutiendo con sus vecinos por cuatro largos años debido al problema de la piscina.

Así que esa noche ase metió al patio de Jason Little -su vecino- y con un elemento cortante hizo un agujero en la estructura, provocando que los 4 mil litros de agua que llenaban la piscina salieran.

Cuando la familia llegó a su casa en la localidad de Puxey, al sur de Inglaterra, encontraron su jardín inundado y la piscina vacía, reproduce el diario The Sun. 

Decididos a saber que había ocurrido, recurrieron a las cámaras de vigilancia instaladas en su casa y descubrieron a su vecino llevando a cabo la “amarga” venganza.

El ataque llegó a la justicia y en la corte el autor del ataque insistió que el problema había sido por la falta de mantención de la piscina, pero gracias a la grabación el juez lo encontró culpable de daño criminal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo