Olvídese de usar cuchara, tenedor, cuchillo y de ser normal: jugar con la comida y alimentarte de las formas más insólitas te hará feliz

A partir de hoy usaré una bombilla para tomarme la cazuela.

Por Christian Monzón

Si quiere tomar agua como un gato, lamiéndola el líquido desde el vaso, hágalo. Si tiene el deseo de consumir un caldillo de congrio con palillos, piense que es comida china y disfrútelo. Lo encontrará mucho más rico.

De acuerdo a un estudio de la Universidad Estatal de Ohio, las personas que comen y beben de forma extraña, sin seguir ningún patrón social, disfrutan mucho más lo que consumen que quienes se sientan con tenedor, cuchara, cuchillos, vasos y tazas.

Los investigadores analizaron y grabaron a diversos individuos, haciendo experimentos al ponerlos a devorar productos de formas bastantes insólitas, logrando interesantes resultados.

En ese sentido, hicieron que comieran cabritas con palillos, convirtiendo el popcorn en comida china. También dejaron que las personas se alimentaran directamente con las manos, en vez de utilizar servicio.

Tras esto, les preguntaron cómo se sentían, teniendo respuestas como que estuvieron "más inmersos" en su alimentación, que la "disfrutaron más" y que lograron "intensificar" los sabores.

El coautor del estudio y profesor asistente de mercadotecnia en el Fisher College of Business de la Universidad Estatal de Ohio, Robert Smith, señaló en su informe que lograron sensaciones como "comer palomitas de maíz por primera vez".

"Esto sugiere que los palillos aumentan el disfrute porque brindan una experiencia inusual por primera vez, no porque sean una mejor forma de comer palomitas de maíz", declaró según consigna el NY Post.

En una prueba del estudio, se les pidió a 300 personas que crearan sus propias formas "frescas, nuevas y divertidas" de beber agua. De esta forma, varios tomaron el líquido en copas de martini, pero en vez de llevarlas a sus bocas, las lamieron como si fueran gatos.

El estudio demostró también que cambiar los métodos de alimentación hace que las formas tradicionales se pongan aburridas. Esto se notó por ejemplo cuando hicieron a las personas comer un trozo de pizza de forma enrollada, para luego darles una segunda porción, la cual debían consumir con tenedor y cuchillo, logrando que esta rica preparación italiana se volviera "aburrida".

Cabe mencionar que el estudio recuerda a un capítulo de la serie "Seinfeld", en donde Elaine descubre que su jefe se come una barra de Snickers con tenedor y cuchillo. Esto lleva a que todos finalmente se alimenten con las manos para "elevar la experiencia del postre".

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo