“Los héroes vienen en todos los tamaños”: tiene parálisis cerebral, no puede hablar ni caminar, pero hizo lo impensado para salvar a su hermanito que había caído a la piscina

Tremenda.

Por Camilo Henríquez

“Los héroes vienen en todos los tamaños”. Con esa frase el alcalde de Halifax en Nueva Escocia resumía en la cuenta de Twitter del municipio la extraordinaria acción de Lexie Comeau-Drisdelle, una niña con parálisis cerebral que hizo lo impensado para salvar a su hermano de apenas un año que había caído a la piscina y que incluso la llevó a ser reconocida por toda la comunidad.

La familia se estaba preparando para celebrar el cumpleaños número 9 de la menor y por un momento descuidaron al pequeño Leeland, apunta CNN.

Debido a su condición, Lexie no puede caminar y tampoco hablar, pero sacó todas sus fuerzas para alertar a su mamá y su abuela la tragedia que estaba ocurriendo.

La niña, casi de forma desesperada, y luego de ver a su hermano caer al agua, gritó de la manera más fuerte que lo había hecho en su vida y logró alertar a los adultos.

Ambas llegaron donde Lexie, pero esta seguía gritando y apuntaba con una de sus manos hacia la puerta por la que se sale a la piscina.

Al mirar, la mamá vio la cabeza de Leeland en el agua. “Entré en pánico y mi madre corrió rápidamente hacia él y lo sacó”, reconoció Kelly Jackson.

De inmediato llamaron al 911, siguieron las instrucciones de la operadora y lograron estabilizar al niño antes de salir hacia el hospital.

“En dos segundos la vida puede cambiar y estamos agradecidas de que Lexie nos alertara tan rápido", dijo la orgullosa madre.

La historia de Lexie llegó hasta los oídos de las autoridades y ayer fue reconocida como toda una heroína.

“Fue un honor conocerla”, señaló el alcalde cuando le entregó el reconocimiento de la ciudad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo