Usted es diabólica: Vecina aburrida de los niños de su barrio pone una alarma desesperante que sólo ellos pueden escuchar

El ataque iba especialmente dirigido a su vecino de al lado que tiene seis hijos pequeños.

Por Fresia Ramírez

Sólo los menores de 25 años pueden oír el agudo e insoportable sonido de la alarma instalada por Lesley Cooper, residente de la tranquila ciudad costera de Baddacombe, Devon.

Y la colocación no fue casual: la insufrible máquina está dirigida directamente a la puerta de sus vecinos de al lado, donde viven seis niños pequeños que ella ya no soportaba.

El padre de la familia, Thomas Weldon, tiene 52 años y vive solo con los pequeños, y los últimos meses ha tenido que aprender a vivir con esa complicación. "La alarma los hace gritar de dolor, incluso tuve que llevar a mi hija al hospital porque sus oídos no pararon de sonar”, dijo Weldon al medio británico Metro.

Niños prisioneros

“Amamos nuestra área y vivimos en un lugar hermoso, pero mis hijos son como prisioneros. No quiero mudarme porque amo donde vivo. "No soy solo ella a la que es terrible, es toda el área, realmente es la peor vecina de Gran Bretaña”, añadió.

Las alarmas son completamente legales, y Thomas lo sabe porque ha llegado a instancias de denuncia, sin éxito. En un comunicado, la señora Cooper dijo que la alarma fue autorizada por el Consejo Torbay y la policía de Devon, argumentando que se debía a diversos episodios de acoso y “vandalismo” al que se había enfrentado la familia.

Vecina problemática

Pero esta no es la primera historia que la protagonizado la señora Cooper, según la dueña de la casa, que le arrienda el terreno a Weldon, ya tres inquilinos se han tenido que retirar de las inmediaciones debido a lo molesto de la convivencia.

Las consecuencias del perverso acto fueron mayores a las que podemos imaginar. Los niños tuvieron que ser hospitalizados debido a daños en los tímpanos.

Lo triste es que sus edades van desde los  sólo 5 hasta los 15 años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo