“Esto ha sido una terrible pesadilla”: mujer pierde una extremidad después de afeitar sus piernas

El dramático testimonio parece de una historia de terror.

Por Nathaly Lepe

Todas las mujeres tienen su método favorito para depilarse y para algunas, más máquinas de afeitar son una gran solución, debido a que tienen un menor costo y resultan más prácticas.

Sin embargo, la historia de Tanya Czernozukow, ayudará a tomar conciencia respecto de los cuidados que hay que tener con este tipo de objetos de belleza.

Todo comenzó en 2014 cuando la mujer se cortó mientras afeitaba una de sus piernas, aunque no le dio mayor importancia. Tanya decidió ignorar el pequeño corte y sólo se preocupó de evitar que siguiera sangrando.

Sin embargo, seis meses después de ese incidente debió concurrir por primera vez a los servicios de emergencias, luego que la herida se transformara en un hoyo en su pierna.

El problema se debió a una diabetes no diagnosticada, lo que derivó en una úlcera que rápidamente se transformó en una herida gangrenosa.

Los médicos trataron por 18 meses detener la infección que seguía consumiendo su pierna de manera agresiva.

Según la información que reproduce el medio inglés The Sun, los especialistas trataron por todos los medios detener la infección. Usaron antibióticos e incluso larvas de insecto para evitar que el daño se siguiera propagando.

Sin embargo nada funcionaba.

Esto ha sido una agonía

La mujer atravesó una dolorosa pesadilla por varios meses, que terminó con la amputación de su pierna, y con una experiencia para compartir con el mundo acerca de la necesidad de evitar este tipo de riesgos.

“Esto ha sido una pesadilla absoluta. La herida era del porte de una moneda pequeña, simplemente dijo ‘ouch’ y seguí haciendo lo mío”, relató.

“Me había pasado muchas veces antes y puse un trozo de papel higiénico sobre la herida esperando que parara de sangrar igual que siempre”.

“Nunca había sentido un dolor tan terrible como este en mi vida” agregó.

La infección fue tan terrible que incluso debió abandonar su trabajo.

Finalmente en 2016 y tras una horrible pesadilla, los doctores que la atendían decidieron amputar su pierna, con el riesgo de que la herida volviera a infectarse y no cerrara.

El riesgo era tan alto que Tanya permaneció por cinco meses en el hospital para poder controlar su recuperación.

"Ya no me afeito la otra pierna”

"Ya no me afeito la otra pierna. Me aterra”, dice ahora Tanya quien ahora poco a poco busca recuperar su vida.

"Estoy buscando volver al trabajo. Mentalmente, creo que ya casi estoy allí. Ese es el siguiente paso en mi vida. Tengo un automóvil, eso cambiará tu vida. Una vez que tenga el automóvil, buscaré una prótesis”, sentenció.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo