"Amamantó" a su hija porque su esposa estaba en la UCI luego del parto: “Fue un honor para mí”

La pequeña Rosalía tuvo una extraña primera experiencia de vida.

Por Fresia Ramírez

El inglés Maximillian Neubauer pasó nueve meses mágicos junto a su esposa April. Esto ya que esperaban a su primer bebé, lo que los mantenía muy ansiosos.

Pero April estaba más ansiosa al parecer, y eso se notaba en su organismo. El último mes de embarazo su doctor notó que la presión arterial de la mujer era más alta de lo normal y esto la ponía en riesgo de eclampsia, es decir, que entrara en coma y hubiera que realizar una cesárea de emergencia.

“Todos mis miedos se estaban haciendo realidad, April tuvo su primer ataque”, dijo Neubauer al medio inglés Metro, describiendo su sentir cuando las enfermeras le avisaron que su esposa había pasado de tener preeclampsia y tener la presión alta a sufrir su primer ataque de eclampsia.

El mayor miedo de Maximillian se sustentaba en que en muchos casos, debido a la patología, ni el bebé ni la madre sobreviven. Por esta razón, por lo peligroso de la situación y porque April estaba pasando por su segundo ataque, es que no lo dejaron entrar a la sala de parto, teniendo que esperar afuera.

“Entonces, una de las enfermeras salió con nuestra hermosa niña Rosalía”, contó Max, quien también se aterrorizó al no ver a su esposa, hasta que personal médico le aseguró que se encontraba estable.

¿Cómo quiere que se alimente?

Una de las partes importantes del parto, para la pareja, era el primer contacto con la piel, ya que en ese momento se crea un vínculo con el bebé. Pero con April en la UCI, y la bebé con hambre, la situación estaba complicada. LAs enfermeras preguntaron al padre cómo prefería que se alimentara la niña, ya que necesitaba comer.

“Por supuesto, tuve que elegir la opción más descabellada porque eso lo que soy: decidí amamantar a mi hija”, dijo, añadiendo que “nunca en un millón de años pensé que estaría en esta posición, así que fue un poco incómodo al principio, pero estaba tan feliz de estar allí para nuestra hija en un momento de necesidad y cumplir los deseos de mi esposa para nuestro nacimiento”.

De manera práctica, el personal del hospital le quitó la camisa y sujetó un pezón artificial en su pecho conectado con una jeringa.

Hoy la madre se encuentra en recuperación y ella es quien asumió el rol de amamantar en esa casa, sin embargo Max asegura que lo volvería a hacer ya que para él “fue un honor”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo