Dónde están, cuánto cuestan y todo lo que debes saber sobre los baños públicos en Santiago: guía práctica para las personas con “vejiga pequeña”

Cerca de medio millón de personas transitan por las calles de Santiago, Providencia y Las Condes, y parte importante de ese grupo debe haber enfrentado con una mezcla de desesperación y sufrimiento la siguiente pregunta: ¿dónde habrá un baño?. Esta es la nota para ellos.

Por Nathaly Lepe y Christian Monzón

¿Hay algo más terrorífico que ir por la calle y que las incontrolables e inesperadas ganar de orinar se presenten? En realidad sí, varias cosas más, pero cuando la necesidad de orinar se presenta, muchas veces se transforma en un problema, especialmente si ningún letrero de baño público aparece en el horizonte. 

Un problema para “meones” como yo o mi compañero que tenemos que saber dónde, eventualmente, podríamos hacer una parada de emergencia para vaciar la vejiga. 

Pero el tema de fondo, más allá de lo divertido que haya sido tener que caminar rapidito y aguantando las ganas hasta el siguiente “oasis” de baños, es una inquietud que hemos estado tratando de resolver y que nos lleva a la siguiente pregunta ¿existe en Chile una política de baños públicos?. 

Pongámonos en el siguiente escenario, vas caminando por pleno paseo Ahumada y oh, el cuerpo empieza a hablar…la vejiga está llena. Una situación similar a la que diariamente enfrentan el cerca de medio millón de personas que circulan por el centro de Santiago y que deben recurrir a las pocas alternativas disponibles que existen. 

baños públicos Getty

Cuatro de ellas son las que opera la empresa Ecobaños, a cargo de los servicios concesionados en la administración de Joaquín Lavín, y que según explicó a Publimetro su gerente Rafael Pastene, atienden a un importante número de peatones. 

“Nuestro ingreso promedio de lunes a viernes fluctúa entre 5.000 y 6.000 personas diarias. Entregando un servicio de alto estándar con presencia continua de trabajadores en baños de hombres y mujeres y cubriendo una necesidad importante de los casi medio millón de transeúntes que pasan por estos paseos y las personas que trabajan en ellos”. 

Cuando no se puede esperar 

Orinar es una función básica de nuestro cuerpo y muchas veces no nos detenemos a pensar cuán importante es tener un baño cerca. Una de las quejas principales de las mujeres, es que para los hombres es más fácil, sin embargo tras la “práctica” de orinar tras un arbolito hay un problema de higiene y salud pública, que incluso podría ser tratado en otro artículo. 

Si usted está pensando ahora cuántas veces es saludable ir al baño, el doctor Eduardo Reyes de la Clínica Uromed aclara que si bien “eso depende de la cantidad de líquido que el paciente ingiera” hay un promedio estimado de “cuatro a cinco veces al día y una vez durante la noche”. 

El proceso funciona de la siguiente manera: “tenemos dos deseos micciones, el primero es con una repleción no completa de la vejiga, o sea, la vejiga no está completamente llena y el cuerpo nos está avisando que ya nos preocupemos porque prontamente tenemos que evacuar rápidamente, pero después cede, todos nos hemos sentido con ganas de orinar y después se nos olvida y pasa”, detalla el especialista. 

“Después viene un segundo deseo micciones que ese es el más potente y ese es que el cuerpo nos está avisando que tenemos que vaciar definitivamente la vejiga y si esto no se hace al corto plazo pueden haber problemas renales o infecciones de orina o incluso caer en retención de orina completa que es cuando el paciente ya no puede volver a orinar y el paciente debe ir al servicio de urgencia, sondas Foley y muchas complicaciones más”, precisa. 

Por lo mismo el urólogo es claro en su postura, Chile debería tener una política de baños públicos. “Si uno va a distintas urbes del mundo, ve que hay baños públicos pagados o no pero baños públicos a los que uno puede acceder sin necesidad de entrar a un local a consumir".

"Acá casi lo único que le queda a uno es entrar a un local y consumir para poder acceder al baño y por supuesto que es importante tanto por un tema de salud personal de la población como de salud pública, los olores, las infecciones y todo por los que se ven obligados a orinar en la vía pública", afirmó. 

Los vecinos y nosotros 

Poder ocupar un baño debería ser un derecho y en Argentina por ejemplo así lo tienen considerado. En la nación trasandina cada región tiene su ordenanza aunque hay algo en común en todo el país: los servicios sanitarios son de uso libre en todos los recintos, sin importar si los solicitantes son clientes o no y sólo en los bancos no los facilitan. 

En el caso de Perú, otro de nuestros vecinos,  existe un pago de 50 céntimos por el uso de los baños públicos. Un cobro estándar que se aplica en todo el país y que a través de la legislación los políticos están buscando cambiar para que el acceso sea gratuito. 

Mirando a Chile, la legislación solo establece en el Decreto 35 del 30 de junio de 2005, las condiciones de higiene y seguridad que deben cumplir los baños públicos, y en al menos tres iniciativas se ha buscado que se reglamente esta materia. 

En 2017 se aprobó un proyecto de resolución para solicitar a la ministra de Salud de ese entonces (Carmen Castillo) que reglamentara, ordenara e instruyera a todas las grandes empresas la obligación de implementar servicios higiénicos en los establecimientos de atención a público. Cabe mencionar que actualmente, esta obligación solo rige para lugares de expendio de alimentos. Sin embargo, está regulada la disposición y acceso a baños solo para los trabajadores y el personal, pero no para los clientes. 

Cinco años antes, el 2012, un grupo de senadores pidió agregar al artículo 13 de la Ley 19.496 una indicación para que “los centros comerciales, malls, restaurantes, patios de comida y terminales de buses” no cobraran por el uso de baños a quienes exhiban boletas de productos o servicios adquiridos en ellos y en caso de que la compra sea posterior, el cliente que exhiba el correspondiente reciba el reembolso por el servicio. 

En 2015 por otra parte, otro grupo de parlamentarios buscó establecer como obligación que los supermercados dispusieran de baños públicos en sus dependencias. 

baños públicos Getty

Ahora dichas normativas toman en cuenta a diversos tipos de recintos, pero algunas personas se preguntan: ¿Qué pasa con el Metro? El 2012 un grupo de usuarios en redes sociales comenzó a pedir baños públicos en el tren subterráneo. Sin embargo, la petición no surtió efecto y desde el servicio rechazaron dicha posibilidad.  

“La red de Metro no cuenta con servicio de baños públicos pues se trata de un lugar de paso, siendo el tiempo de promedio de viaje aproximadamente de 17 minutos”, indicaron a Publimetro.

De igual manera, señalaron desde el servicio que considerando dicho punto, “Metro ha dado prioridad a otros proyectos orientados a mejorar la experiencia de viaje, que tienen foco en mejorar la movilidad de los usuarios dentro de la red, como por ejemplo, instalación de ascensores, incorporación de aire acondicionado en trenes de Línea 1 y otras mejoras de infraestructura en estaciones”.

Y lo más importante, ¿dónde hay baños?

Tal como explicamos en el inicio de la nota, hay pocas cosas más terroríficas que tener deseo de orinar y no ver por ningún lado un letrero de baño público que te salve la vida. Por lo mismo, la pregunta que se nos viene a la cabeza de inmediato es: ¿dónde diablos hay baños?.

Tomando como referencia Santiago, Providencia y Las Condes, principalmente las áreas más transitadas de las tres comunas capitalinas y sin considerar los servicios sanitarios ubicados en restaurantes y locales de comida rápida ya que hay que ingresar a consumir en ellos para poder ocuparlos, identificamos los baños públicos que existen en esas zonas, tantos los gratuitos como los que cuentan con cobros, los que van desde los $300 hasta los $500. 

Por lo tanto, si una persona en promedio necesita pasar una vez al día a un recinto de esta índole dentro de la semana laboral, podría llegar a gastar $1.500 semanal y $6.000 mensual, si ingresan a los que tienen menor valor.

Tomando en cuenta las tres mencionadas comunas, en Santiago dentro del cuadrante de las calles Cardenal José María Caro, Teatinos, San Antonio y Tarapacá, se encuentran las siguientes opciones:

  • Mercado Central de Santiago, San Pablo 967. 
  • Mall del Centro, Paseo Puente 689. $400.
  • Ecobaño, Ahumada frente al Nº80. $500.
  • Mall Espacio M, Compañía de Jesús 1214. 
  • Ecobaño, Huérfanos frente al Nº1264. $500.
  • Patio Centro, Bandera 101. Gratis.
  • Cine Hoyts San Agustín, San Antonio 144. Gratis.
  • Ecobaño, Ahumada frente al Nº360. $500.
  • Ecobaño, Estado frente al Nº164. $500
  • Mall Chino, Padre Alonso de Ovalle 1065. $300. 
  • Centro Cultural Palacio La Moneda. Gratis.
  • Biblioteca Nacional, Avenida Libertador Bernardo O'Higgins 651. Gratis.
  • Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) Avenida Libertador Bernardo O'Higgins 227. Gratis.

Por su parte, en Providencia tomando en cuenta la avenida del mismo nombre, se ubican estos baños:

  • Pronto Copec, Providencia 1072. 
  • Mall Vivo Panorámico,Nueva Providencia 2155. $400.
  • Galería Drugstore, Avenida Providencia 2124. Gratis.
  • Costanera Center, Andrés Bello 2425. Gratis.  

Finalmente, en las proximidades de la Avenida Apoquindo en Las Condes, se cuenta con los siguientes servicios higiénicos:

  • Mall Apumanque, Manquehue Sur 31. Gratis.
  • SubCentro, Apoquindo 4411. $500.
  • Pronto Copec, Apoquindo 7520. 
  • Pueblito de Los Dominicos, Apoquindo 9085. Gratis. 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo