La ciencia lo confirma: pelear con los hermanos es bueno para la salud y nos hace mejores personas

Gracias a mi hermano entonces soy tan buena persona.

Por Nathaly Lepe

Si tienes hermanos y fuiste de los que pasó su infancia entera en una batalla peleando con ellos, pues ahora debes gozar de excelentes habilidades sociales. 

Por lo menos eso es lo que postula un estudio de la Universidad de Cambridge, que analizó que sucede en la edad adulta con los niños que crecen entre hermanos y no evitan los conflictos, sino que los enfrentan. 

El estudio, titulado “Niños pequeños” (“Toddlers Up”), analizó durante cinco años el desarrollo cognitivo de menores entre dos y seis años y el impacto que significa en su crecimiento, hacerlo con hermanos, sin evitar las peleas.

Los resultados demostraron que tener un hermano puede tener un impacto positivo en el desarrollo temprano de una persona, incluso si la relación es negativa.

En la investigación se incluyeron observaciones de video donde interactuaron con familiares, amigos y extraños, entrevistas y cuestionarios y una serie de pruebas que evaluaron el uso del lenguaje, las habilidades de planificación, la memoria y el autocontrol.

Aliados naturales 

Una de las participantes en el estudio, la doctora Claire Hughes, detalló que es habitual pensar que en las familias con más hijos la competencia por el amor de los padres es mayor. 

Sin embargo con los resultados obtenidos, se prueba que crecer con hermanos y hermanas acelera el entendimiento de la sociedad en los niños. 

“Una de las razones principales de esto parece ser que un hermano es un aliado natural. A menudo están en la misma onda, y es probable que participen en el tipo de juego imaginativo que ayuda a los niños a desarrollar una conciencia de estados mentales”, dijo la especialista. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo