LSD y “hongos mágicos” para trabajar mejor: el polémico estudio que busca probar los beneficios de las drogas en la productividad laboral

Los investigadores aseguran que el consumo de microdosis de LSD o drogas sicodélicas impulsarían la creatividad, el enfoque y la productividad en el trabajo.

Por Nathaly Lepe

Te imaginas tomar LSD, hongos mágicos o cualquier otra “droga sicodélica” antes de trabajar y que tu jefe esté de acuerdo con ello. Pues podría transformarse en realidad, luego de una investigación que analiza el consumo de micro dosis de estas drogas en el aumento de la productividad.

La idea surgió en lugares como Silicon Valley, donde los defensores de esta teoría aseguran que consumir pequeñísimas dosis de estas drogas impulsaría la creatividad, el enfoque y la productividad en el trabajo.

Hasta ahora no hay pruebas concretas que confirmen la teoría, sólo algunos casos anecdóticos, sin embargo, esto está a punto de cambiar gracias a un estudio que busca analizar si existen beneficios cognitivos en el consumo de pequeñas y constantes dosis de LSD.

El trabajo está a cargo de un grupo de investigadores de The Becley Foundfation, quienes buscan determinar los efectos de sustancias que alteran la mente en el trabajo.

¿Cómo funciona?

De acuerdo con los datos recogidos por el diario estadounidense New York Post, el consumo de una dosis de entre una décima a a una quinceava parte de una regular, evita las alucinaciones pero permite obtener los otros efectos de la droga.

Para el fundador del grupo sin fines de lucro Psychedelic Research in Science & Medicine, Steve McDonald, avanzar en esta línea podría demostrar que los trabajadores pueden obtener un beneficio real del consumo de LSD.

En la actualidad, el grupo de expertos con sede en el Reino Unido The Beckley Foundation, creado para iniciar investigaciones sobre sustancias que alteran la mente, y el Imperial College London lanzarán lo que se describe como la primera prueba de microdosis controlada con placebo.

¿Cómo funciona la microdosificación?

Los usuarios generalmente toman entre una décima y una quinceava parte de una dosis regular, lo que significa que evitan las alucinaciones al tiempo que obtienen algunos de los efectos del medicamento.

El australiano Steve McDonald, fundador del grupo sin fines de lucro Psychedelic Research in Science & Medicine cree que los trabajadores pueden obtener un beneficio real de la práctica.

"La investigación muestra que los psicodélicos clásicos tienden a cerrar o minimizar la actividad en algunas partes del cerebro que están relacionadas con el control de la información sensorial”, manifestó el investigador.

"Si fuéramos conscientes de todo esto e intentáramos procesarlo, nos abrumaría, pero a un nivel muy bajo, los psicodélicos aumentan su atención y capacidad de procesar información y, por lo tanto, son útiles para impulsar la creatividad y el rendimiento laboral. "

Nuevo estudio

Uno de los problemas que enfrentan los investigadores es la ilegalidad de la droga con la que buscan trabajar.

Por este motivo,  los pacientes involucrados estarán en lo que se conoce como un análisis “auto cegado”.

Es decir, los participantes sólo serán personas que ya participan en el consumo de microdosis en el trabajo.

Los detractores de la idea, están ansiosos para finalmente saber si existen o no los beneficios o en realidad se produce por un efecto placebo por el consumo de la droga.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo