Amputan el pulgar a joven de 20 años tras sufrir un extraño tipo de cáncer de piel por culpa de comerse las uñas

Desde hoy mismo dejo de lado ese mal hábito.

Por Christian Monzón

Uno de los mal hábitos más comunes es comerse las uñas. Sin embargo, pese a lo inofensivo que pueda sonar realizar este acto, puede causar serios problemas. Esto le pasó a una joven universitaria de 20 años en Australia.

Courtney Whithorn estuvo durante años mordisqueándose los dedos, hasta que se dio cuenta que uno de sus pulgares se colocó negro. Este hecho le dio vergüenza, por lo que ocultaba el dedo, aunque varias veces volvía a recaer en este tipo de actos.

Hasta que un día, tras meses de ocultar esta situación, fue a ver a un médico y se enteró de las consecuencias por culpa de su mal hábito: tenía un extraño tipo de cáncer de piel.

El facultativo le diagnosticó melanoma subungueal lentiginoso acral en julio pasado, y desde esa fecha ha debido someterse a diversas intervenciones para que le extirpen el tumor, llegando incluso al punto de perder el pulgar ya que debió ser extirpado.

"Cuando descubrí que morderme la uña fue la causa del cáncer, quedé destrozada", relató la joven al Daily Mail.

"En mi cabeza pensé: 'Me he hecho esto a mí mismo', pero obviamente sabía que no debería tener esa mentalidad. No podía creerlo", agregó la estudiante de sicología, la cual la semana pasada sufrió la amputación del pulgar.

La joven posteriormente se dio cuenta de los efectos de sus actos, indicando que "es una locura que yo haya llegado a eso". "Mi mano estaba constantemente en un puño porque no quería que nadie la viera, ni siquiera mis padres.  Me asusté un poco cuando mi piel comenzó a ponerse negra, así que se los mostré por primera vez este año", confesó.

Pese a la amputación, la tranquilidad aún no llega a Courtney. "No hay suficiente investigación para decir cuál es la tasa de supervivencia del cáncer o la probabilidad de que regrese porque simplemente no sabemos mucho al respecto. Solo lloro cada vez que es mencionado", señaló.

"La ubicación del cáncer en mi pulgar es desconocida, así que si todavía aparece, tendrán que seguir cortando hasta que obtengamos un resultado claro", remató.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo