Drogó junto a su esposo a su madre adoptiva, la golpearon repetidas veces con un martillo en la cabeza y luego la quemaron cuando aún estaba con vida

El horrible crimen que impacta a Portugal.

Por Camilo Henríquez

El domingo 2 de septiembre, Diana Fialho llegó hasta una comisaría en Montijo en el distrito de Setúbal en Portugal para denunciar la desaparición de su madre adoptiva Amelia Fialho. La joven de 23 años aseguró que la profesora había salido a pasear la tarde del sábado y todavía no había regresado.

Esa denuncia terminó siendo determinante para descubrir un horrible matricidio que tiene impactado a todo el país y poco a poco se han ido conociendo los antecedentes de uno de los crímenes más terrible de los últimos tiempos.

La joven vivía junto a su esposo Iuri y a su madre, pero la relación no era para nada buena, ya que Amelia nunca quiso que se llevara a cabo el compromiso e incluso les había pedido que dejaran la casa, señala El Mundo.

Sin embargo, la pareja no estaba dispuesta a dejar la "comodidad" en que vivían y planeó un macabro plan para terminar de una vez por todas con los problemas y quedarse con la "fortuna" de la fallecida, la que arrendaba dos departamentos en Lisboa los que estaban avaluados en 300 mil euros.

Durante la cena, pusieron fármacos en la comida de Amelia para adormecerla. Cuando ya no respondía, Iuri la llevó hasta su habitación, la dejó sobre la cama y la golpearon en la cabeza repetidas veces con un martillo.

Tras ello la envolvieron en una manta, la colocaron en el maletero de un auto y llevaron el cuerpo hasta un bosque cercano.

La pareja creía que la mujer estaba muerta, sin embargo las pericias determinaron que aún estaba con vida cuando la rociaron con un acelerante y le prendieron fuego.

La profesora había sido quemada viva por la niña que había adoptado hace muchos años.

Un lugareño avisó a los bomberos que veía humo en la zona boscosa y estos apagaron los focos del fuego, pero no se dieron cuenta del cuerpo, el que finalmente fue encontrado por policías de la Guardia Nacional, los que se habían acercado por “curiosidad” al lugar, apunta el medio español.

De inmediato la policía asoció el descubrimiento con la supuesta desaparición de Amelia y apuntaron a la hija y su esposo.

Tras ser apresados, la policía emitió un comunicado en el que indicaron que “los detenidos, hija y yerno de la persona desaparecida, que con ella cohabitaban, a raíz de numerosas desavenencias, delinearon un plan, ejecutado conjuntamente, para quitarle la vida”, indica Observador.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo