Lo mataron hace más de 40 años y encontraron sus restos de la forma menos esperada: una higuera creció por una semilla en su estómago

El hombre había desaparecido en 1974.

Por Camilo Henríquez

Corría el año 1974 y Ahmet Hergune desapareció en medio del conflicto entre grecochipriotas y turcochipriotas.

El hombre se había unido a la Organización de Resistencia Turca y según palabras de su hermana Munur Herguner el 10 de junio de dicho año “los griegos se lo llevaron”.

Desde dicha fecha, nunca más se supo del paradero de Ahmet. “Durante años buscamos a mi hermano en vano”, dijo Munur, indica Mirror.

Sin embargo, por una “casualidad”, en 2011 todo cambió por la curiosidad de un investigador que logró dar de forma inesperada con la tumba de Ahmet.

El sujeto encontró una gran higuera y se mostró extrañado, ya que la especie era muy rara en esa zona montañosa y además porque había crecido en el interior de una cueva.

El investigador trató de descubrir cómo el árbol había llegado a dicha parte e inició unas excavaciones, encontrando huesos que parecían ser de una persona.

Tras dar aviso a la policía el proceso se amplió y lograron encontrar los restos de tres hombres.

Se descubrió que Ahmet y las otras dos personas habían sido asesinadas. Tras ello depositaron los cuerpos en la cueva y la dinamitaron para que quedaran sepultados por las rocas. Sin embargo, un agujero en la cueva dejaba entrar el sol, lo que fue “suficiente como para que una semilla de higo que permanecía en el estómago del hombre creciera hasta convertirse en un árbol”, apunta ABC.es.

Aunque suene increíble, las pruebas de ADN determinaron la identidad de Hergune y su familia por fin pudo saber qué había pasado con su hermano luego de más de 40 años de espera.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo