Ocho amantes, tres familias, lujos y casinos: informático que robó más de $2.500 millones del Banco de Chile revela qué hizo con el dinero

“Esto fue una cosa que no pude parar", aseguró el hombre conocido como "el estafador silencioso".

Por Christian Monzón

Más de $2.500 millones fue el monto que robó Elías Lillo Sandoval (35), ex trabajador del Banco de Chile que se apropió de dinero de la empresa y que enfrentará a la justicia tras una querella presentada por la mencionada firma.

En entrevista con La Mañana, el hombre conocido como "el estafador silencioso" relató que hizo con el dinero, asegurando de paso que devolverá todo. "Esto fue una cosa que no pude parar (…) Yo en realidad no me acuerdo de cuánto fue al principio", expresó.

Lillo trabajaba en el área de Operaciones y Tecnología del Banco de Chile, y desde dicho lugar desvió dinero de la empresa desde diferentes cuentas, las cuales transfería a su padre, el cual no tenía idea de las acciones de su hijo.

Esto debido a que el hombre posteriormente engañaba a su progenitor para que girara cheques a su nombre y los cobraba él mismo, explicando que los montos eran porque "le estaba yendo bien". Y solamente en un año, sacó $475 millones.

"Salía con mujeres, iba al casino, me gastaba mi plata, contrataba prostitutas", relató. Y eso no era lo único, ya que salía con sus amigos, compraba ropa de marcas importantes, adquiría automóviles, viajaba al extranjero, gastaba en ocasiones $3 millones diarios en escorts y mantenía a sus cercanos.

En ese sentido, durante el fraude que se mantuvo por diez años, el hombre ocupaba el dinero también para mantener a sus tres familias y sus ocho amantes. Es más, se rió cuando le preguntaron si tenía más "pololas" por allí, respondiendo que "no hay cuerpo que aguante".

Sin embargo, pese a la vida que se daba, reconoció que después ya "no podía dormir".

Tras darse a conocer el caso, "el estafador silencioso" debió romper justamente el silencio y contar la verdad a su padre, provocando un quiebre en su relación.

Cabe mencionar que Lillo relató además la sacrificada vida que tuvo en su infancia, con pocos recursos y viviendo de allegado en Santiago tras partir de Los Ángeles, lugar donde nació.

Trabajó en un restorán y un amigo lo ayudó a entrar al banco. Allí empezó a estudiar para ser técnico financiero y comenzó a escalar en la empresa. Ascenso que terminó tras destaparse el escándalo.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo