¿Pensar mucho ayuda a bajar de peso? Cerebro quema en un día la misma cantidad de calorías que correr durante media hora

Puede quemar 350 calorías en 24 horas.

Por Christian Monzón

¿Se siente usted a veces cansado por pensar mucho? Si alguien se ríe o lo molesta por culpar a sus procesos mentales de agotarlo, ignórelo, porque en verdad el cerebro puede quemar bastante calorías durante un día, en una cifra similar a correr durante media hora.

Según informa El País, usted no se sentirá cansado al nivel de hacer ejercicio físico, pero si quemará cerca de 350 calorías por día por el simple hecho de pensar. Esto tomando como referencia un adulto con un cerebro de peso medio, unos 1.400 gramos, y unos 70 kilos.

El profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Javier DeFelipe, explicó al medio que "el cerebro humano representa, aproximadamente, el 2% del peso corporal, y consume un 20% del oxígeno y de la glucosa del organismo".

"En estado basal, el cerebro puede consumir unas 350 calorías en 24 horas, esto es, un 20% de lo que solemos gastar al día", afirmó por su parte el profesor de la Universidad de Granada e investigador del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC), Ignacio Morón.

Al respecto, DeFelipe precisa que si bien todos los procesos fisiológicos precisan energía, "el cerebro es el órgano que más energía consume". Esto debido a que es utilizado en forma continua y que además tampoco frena su actividad durante la noche.

De acuerdo a Morón, en el cerebro "se presume que la materia gris [donde se encuentran los núcleos neuronales] consume más energía que la materia blanca [cuya función principal es la de transmitir la información], y esto se debe, entre otros factores, a la gran cantidad de sinapsis y mitocondrias de la materia gris, junto al hecho de que la materia blanca es, por diseño, más eficiente y económica".

El consumo energético cerebral es variable

DeFelipe detalla eso sí que el consumo energético del cerebro no siempre es similar.  "Cuando está en modo normal, como cuando vamos caminando por la calle pensando en nuestra cosas, quizá el consumo sea menor, en el sentido de que ninguna zona del cerebro se activa más que otras", indica.

Esto es apoyado por Morón, quien de paso desmitifica por ejemplo un científico tenga más gasto que un administrativo, considerando la diferencia de hechos que estudian o analizan.

Al respecto, destaca que "es la tarea intelectual, más que el oficio o el trabajo en sí, lo que determina el gasto energético, y puede ocurrir que un administrativo tenga más gasto energético".

"Una hora de trabajo intelectual intenso consume prácticamente la misma energía que una hora de trabajo físico intenso", asegura. Y de paso resalta que el estar trabajando bajo presión, o que tu jefe esté apurándote para que termines luego tu trabajo, también ayuda a aumentar este proceso.

¿Pensar adelgaza?

Si al leer esto usted cree que puede sentarse tranquilamente en el sillón y ponerse a pensar con todo y así bajar de peso, está equivocado. Por que no, pensar no adelgaza, así que salga a hacer actividad física.

"Claramente, pensar no adelgaza. Quizás pensar mientras se camina vigorosamente o se hace ejercicio", remata el director del CIMYCC, Andrés Caetana.

Así que no, por pensar mucho uno no baja de peso. Así que Sheldon Cooper no es flaco por pensar mucho, por más que desee leer mentes y de esta forma efectuar bastante consumo energético del cerebro.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo