"Más cortos y más angostos": el preocupante efecto secundario entre hombres expuestos a químicos de sartenes antiadherentes

Todo por culpa de los perfluorocarburos.

Por Nathaly Lepe

"Más cortos y más angostos" así de devastadora es la conclusión de un grupo de investigadoras de la Universidad de Padua en Italiano, que analizaron los efectos en el aparato reproductor masculino ante la exposición de químicos perfluorocarburos (PFC) utilizados comunmente en los sartenes antiadherentes y en algunos empaques de comida rápida.

Este tipo de compuestos son capaces de interferir con las hormonas masculinas y hacer que los órganos sexuales sean "significativamente" más cortos. 

Si bien los PFC tienen también efectos en el cuerpo femenino, en el útero principalmente, los químicos que además son utilizados en la ropa impermeable, tienen un mayor efecto en el pene del hombre.

Estos componentes entran en el torrente sanguíneo y reducen los niveles de testosterona y de acuerdo con la investigación de los científicos italianos, los jóvenes que crecieron en un área contaminada por PFC tienen penes un 12,5% más cortos y un 6,3% más delgados que los hombres sanos.

Origen de la investigación

Los académicos de la U. de Padua realizaron el trabajo considerando que la ciudad cercana a Venecia se encuentra en una de las cuatro áreas del mundo en que la contaminación por perfluororcarburos alcanza niveles de peligrosidad considerables.

El descubrimiento fue realizado luego de medir los penes de 383 hombres con una edad promedio de 18 años.

En el análisis se determinó que los PFC se unen a los receptores de testosterona y reducen los niveles de la hormona sexual masculina utilizada en el cuerpo, lo que se traduce en  hombres con penes más pequeños, espermatozoides menos saludables y móviles y una distancia más corta entre el escroto y el ano, un signo de menor fertilidad.

"Cuando el primer informe sobre la contaminación del agua por PFC se remonta a 1977, la magnitud del problema es alarmante", dijeron los investigadores, dirigidos por la doctora  Andrea Di Nisio.

"Afecta a toda una generación de individuos jóvenes, a partir de 1978", señala la especialista en un artículo citado por el diario inglés Daily Mail.

"Los PFC vienen en cientos de formas y se usan ampliamente para hacer que los productos cotidianos sean más convenientes y duraderos. Se encuentran en envases de comida rápida, platos de papel, alfombras resistentes a las manchas, líquido limpiador de parabrisas, espuma contra incendios y ropa impermeable", señaló la especialista.

"Los PFC también se encuentran en algunos pegamentos, cosméticos, medicamentos, productos electrónicos, productos de limpieza, pulimentos y ceras, insecticidas y pinturas", agregó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo