Había estado bebiendo y se jactaba que podía alimentar a un oso enjaulado hasta que el animal le arrancó el brazo y se lo comió

La mujer está grave.

Por Camilo Henríquez

Una mujer que había estado bebiendo en una fiesta de Navidad se encuentra grave luego de que un oso pardo le arrancara un brazo y luego se lo comiera.

Daily Mail indica que la mujer de 53 años trabajaba en una casa de huéspedes en la ciudad de Achinsk en Rusia y en el lugar el dueño del hostal mantenía a dos osos enjaulados.

En un momento, la “víctima” comenzó a jactarse ante varios pasajeros que podía alimentar a uno de los osos, pero el animal fue más rápido, le arrancó un brazo y luego se lo comió.

La mujer sufrió una gran pérdida de sangre y se encuentra grave en la unidad de cuidados intensivos de un hospital cercano.

Según los antecedentes, el dueño del lugar mantenía a los dos osos para “entretener” a las personas que alojaba y la policía había emitido una orden para que el sujeto liberara a los animales.

“Terminó en tragedia cuando el oso se vengó de su encierro y se comió su brazo”, dijo un lugareño.

En Rusia, cuando un oso ataca a una persona generalmente se le da muerte, pero se cree que esta vez pueda ser perdonado y sería liberado junto al otro animal que se encuentra en cautiverio cuando llegue la primavera.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo