logo
Social
 /
Social 25/12/2018

Había estado bebiendo y se jactaba que podía alimentar a un oso enjaulado hasta que el animal le arrancó el brazo y se lo comió

La mujer está grave.

Una mujer que había estado bebiendo en una fiesta de Navidad se encuentra grave luego de que un oso pardo le arrancara un brazo y luego se lo comiera.

Daily Mail indica que la mujer de 53 años trabajaba en una casa de huéspedes en la ciudad de Achinsk en Rusia y en el lugar el dueño del hostal mantenía a dos osos enjaulados.

En un momento, la “víctima” comenzó a jactarse ante varios pasajeros que podía alimentar a uno de los osos, pero el animal fue más rápido, le arrancó un brazo y luego se lo comió.

La mujer sufrió una gran pérdida de sangre y se encuentra grave en la unidad de cuidados intensivos de un hospital cercano.

Según los antecedentes, el dueño del lugar mantenía a los dos osos para “entretener” a las personas que alojaba y la policía había emitido una orden para que el sujeto liberara a los animales.

“Terminó en tragedia cuando el oso se vengó de su encierro y se comió su brazo”, dijo un lugareño.

En Rusia, cuando un oso ataca a una persona generalmente se le da muerte, pero se cree que esta vez pueda ser perdonado y sería liberado junto al otro animal que se encuentra en cautiverio cuando llegue la primavera.