Lleva años atendiendo a personas con cáncer: joven enfermera detecta su propio tumor cerebral incurable gracias a letrero que veía todos los días

"Me sentía cansada todo el tiempo y solía quedarme dormida a las 8 pm, casi tan pronto como terminaba mi turno diario", relató la mujer de 22 años.

Por Christian Monzón

Chantal Smits es una enfermera de 22 años que trabaja como anestesista de neurología en el Hospital St. George en Londres. Allí lleva años atendiendo a personas que padecen tumor cerebral.

Todo iba bien para la joven, hasta que empezó a preocuparse debido a su permanente fatiga. "Me sentía cansada todo el tiempo y solía quedarme dormida a las 8 pm, casi tan pronto como terminaba mi turno diario", relató a The Sun.

"Pero lo atribuyo al hecho de que en ese momento trabajaba 40 horas a la semana y escribía ensayos todo el fin de semana. Y, en cualquier caso, ¡todas las enfermeras están destrozadas la mitad del tiempo! Es un cansador trabajo".

Una vez titulada, comenzó a trabajar en operaciones neurológicas, por lo que veía diariamente a personas con tumor cerebral. Mientras tanto, padecía fuertes dolores de cabeza todas las jornadas.

"Entonces, un día, mientras estaba en el autobús de regreso a casa, sentí una sensación extraña, como si la lluvia corriera por un lado de mi cara. Sin embargo, nunca le conté a nadie sobre eso. Comparándome con los pacientes gravemente enfermos que veía todos los días, me dije que mis propios síntomas eran triviales y que tendría que aguantarlos", expresó.

Hasta que un día se quedó mirando un letrero que veía todos los días pero que jamás se detuvo a leer. Allí salían los síntomas de tumor cerebral en jóvenes y niños.

"Pensé: 'Espera un minuto. Dolores de cabeza, fatiga constante, deficiencias visuales ocasionales. Tengo todos esos. Tal vez debería ir al médico de cabecera, por si acaso"", relató.

Fue a realizarse los exámenes, hasta que se los entregaron: padecía un tumor cerebral. "Mi primera reacción fue estallar en lágrimas. Veo lo peor de lo peor en mi trabajo, y ahora asumí que iba a ser como los pacientes extremadamente mal que veo, día a día".

"No sabía mucho sobre los tumores del tronco encefálico en ese momento, por supuesto, ahora sí", indicó aludiendo al tumor de glioma de tronco encefálico que sufre y que en la actualidad es inoperable e incurable.

Chantal en la actualidad asiste a controles cada tres meses y destaca que "la buena noticia es que mi tumor está estable y actualmente no está creciendo. La mala noticia es que, debido a su posición en el tronco cerebral, no se puede realizar una biopsia", por lo que todavía no puede saber si es canceroso o no.

Sin embargo, este hecho no le quita la alegría a la joven. "Todo este episodio ha sido muy impactante e irónico para mí, dada mi línea de trabajo. Pero me mantengo tan positiva como puedo".

"La enfermería es mi vocación en la vida. Y creo que el hecho de tener un tumor cerebral, al igual que muchos de los pacientes con los que trabajo, me convierte en un mejor practicante. Ahora, cuando me encuentro con personas que viven con tumores cerebrales, realmente puedo empatizar con ellos", remató.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo