La “mujer más vieja del mundo” fue un completo fraude: usurpó la identidad de su madre

La llamada “mujer más vieja del mundo” tenía 122 años al morir en 1997.

Por Fresia Ramírez

Su nombre era Jeanne Clament, era francesa y su nombre aparece en todos los récords mundiales por ser la mujer más vieja del mundo.

Al momento de su muerte, en 1997, tenía 122 años y 164 días de edad. Su récord no ha podido ser superado hasta el momento.

Sin embargo, su edad e identidad se han puesto en duda por el matemático ruso Niikolai Zak. Él es miembro de la sociedad de Naturalistas de Moscú en la Universidad Estatal de Moscú. En la institución trabajó en el informe “Jeannette Calment: el secreto de la longevidad”.

Desmiente a la mujer más vieja del mundo

Nikolai pasó meses analizando biografías, entrevistas y fotos de Calment.

"Al analizar todos estos materiales, llegué a la conclusión de que la hija de Jeanne Calment, Yvonne, asumió la identidad de su madre”, sentenció el matemático. Todo el material está en su informe, que tiene detractores y asumidos.

Estos últimos son en su mayoría científicos que han enfatizado la necesidad de controles más rigurosos para medir la longevidad.

De ser cierta su teoría, primero que nada Jeanne se llamaría Yvonne. Además no habría muerto a los 122 años, sino a los 99

Si la investigación recibe apoyo, podría ser exhumado el cuerpo de la mujer.

¿Cómo lo supo?

Yvonne no habría cambiado su identidad para ganar el récord, sino por algo más oscuro.

En 1934 figura el acta de defunción de Yvonne, hija de Jeanne. La pequeña habría muerto de pleuresía.

Sin embargo el ruso desenmascaró la realidad. Quien habría muerto realmente era la madre, Jeanne. Ivonne habría usurpado su identidad para evitar pagar el costo de herencia.

Además no existen coincidencias en los rasgos físicos de ambas. Y desde la fecha de defunción en adelante, su estatura y ojos “cambian”.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo