Todo por culpa de la “mala letra”: terminó echándose crema para la disfunción eréctil en el ojo porque en la farmacia no entendieron lo que había recetado el médico

Como le habrá quedado el ojo.

Por Camilo Henríquez

Una mujer que sufría de síndrome del ojo seco terminó en urgencias de un hospital de Glasgow luego de aplicarse una crema que le había recetado el oftalmólogo y que supuestamente le ayudaría con su problema.

Lamentablemente, la paciente fue víctima de la “mala letra” del doctor y en la farmacia le terminaron vendiendo una pomada para la disfunción eréctil en vez de la crema para los ojos.

Según indica The Telegraph, la mujer, que no fue identificada, comenzó a sufrir enrojecimiento en el párpado, incomodidad en la zona y visión borrosa a los pocos minutos de aplicarse el medicamento.

El el hospital los facultativos se dieron cuenta del “error”, y tras tratarla publicaron el caso en el British Medical Journal.

En el texto explicaban que el oftalmólogo había recetado VitA-POS, una pomada que protege e hidrata la superficie ocular, sin embargo lo que le dieron a la mujer fue Vitaros, indicado para el tratamiento en hombres mayores de 18 años de edad con disfunción eréctil.

En la publicación se explica que “después del incidente, ella requirió tratamiento con inyecciones, gotas para los ojos y lubricantes para ayudarla a protegerse”.

Los médicos que firmaron el informe le pidieron a los doctores que escribieran con mayúsculas cuando el nombre del medicamento lo requiriera y explicaron que una de cada 20 recetas se ve afectada por un “error de prescripción”.

Eso sí, aún no comprenden cómo el farmacéutico no se cuestionó, o al menos puso en duda la prescripción, cuando estaba vendiendo la crema para la disfunción eréctil a una paciente cuya receta tenía instrucciones de aplicación ocular.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo