Pasajeros vomitando, miedo y un viaje eterno: aerolínea les ofreció reembolsarles el pasaje tras un vuelo de horror de una hora con fuertes turbulencias

“El piloto se merece una medalla”, dijo uno de los pasajeros.

Por Camilo Henríquez

Era un vuelo de apenas una hora, por eso los pasajeros que iban hasta el aeropuerto de Invercargill en Nueva Zelanda no se preocuparon mucho cuando el piloto les dijo que sería un “viaje difícil”.

Todos pensaron, que como es habitual, habría una que otra turbulencia, pero vientos cruzados de hasta 180 km/h dijeron absolutamente lo contrario y lo transformaron en una vivencia que sólo quieren olvidar.

Owen Scott, uno de los pasajeros, dijo a Stuff que sólo tuvieron unos 10 minutos de calma y que el cree que al menos el 20% de los pasajeros vomitaron. "Fue casi sin parar, tuvimos un descanso y nos golpeó de nuevo".

“Diría que el piloto hizo un gran trabajo. Creo que Air New Zealand hizo un gran trabajo y que el piloto merece una medalla”, apuntó.

Además, explicó que el hombre al mando informaba en todo momento lo que estaba pasando y la forma en que podían ser ayudados por la tripulación.

Scott, que viajaba con su esposa enferma de cáncer a un control médico, aseguró que era el peor viaje de su vida y que espera que “con suerte” sea uno de esos viajes de “una sola vez ”.

Cuando aterrizaron finalmente, sanos y salvos, servicios de emergencia esperaban a los pasajeros que se habían sentido mal para prestarles ayuda.

Air New Zealand pidió disculpas a todos los pasajeros que estuvieron en el vuelo de horror y se ofrecieron a reembolsarles el valor completo del pasaje por la terrible experiencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo