Autorizó que los doctores desconectaran a “su hermano” con muerte cerebral, pero el que terminó falleciendo fue un desconocido

Nunca fue su hermano.

Por Camilo Henríquez

Una mujer de Nueva York está demandando al Hospital St. Barnabas de dicha ciudad luego de la angustia que la hizo pasar a ella y su familia tras un terrible error que terminó con la vida de un desconocido.

Shirell Powell fue llamada por funcionarios del recinto para decirle que su hermano Frederick Williams había ingresado con “con serios riesgos vitales” y tras dos días los médicos decretaron su muerte cerebral, indica El País.

Powell y otra hermana, junto a las dos hijas de Williams, decidieron desconectarlo para que dejara de sufrir y falleció a los pocos minutos. Sin embargo, cuando estaban preparando el funeral desde el hospital les dieron una noticia que cambió nuevamente su vida.

El hombre que habían desconectado no era su hermano, sino otro sujeto muy parecido a él y que llevaba por nombre Frederick Clarence Williams.

Según las hermanas, el hombre estaba muy hinchado, con tubos en la boca y un cuello ortopédico. En un comienzo dudaron que pudiera ser él, pero el parecido era mucho y terminaron convenciéndose que era su hermano y por eso optaron por retirarlo del soporte vital.

“Fue muy devastador” dijo la mujer, que aseguró que las que más sufrieron fueron las dos hijas de Williams.

Tras descubrir la verdad la preguntan era casi lógica: ¿Dónde estaba su hermano?

Después de varios días pudo encontrarlo. El hombre estaba preso en la cárcel de Rikers Island. “No lo podía creer. Me sentí muy aliviada”, dijo Powell luego de hablar con su hermano, el que aún no daba crédito al hecho y a que su hermana decidió desconectarlo.

Ahora la mujer demandó al hospital por daños que no han sido especificados y asegura que conocer la verdadera identidad del hombre que “mató” se transformó en una obsesión y señala que apenas duerme pensando en lo que hizo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo