Fue reclutado por una universidad por sus dotes deportivas, pero no puede jugar porque no hay ningún casco lo suficientemente grande para su cabeza

La mamá dice que su hijo está viviendo una pesadilla.

Por Camilo Henríquez

Alex Chu estaba viviendo el sueño de toda su vida luego de que una universidad en EEUU lo reclutara por sus dotes deportivas.

El joven de 19 años llegó hasta Wheaton College para jugar lacrosse, un juego en el que dos equipos de diez jugadores utilizan un “palo” con una red y el objetivo es anotar con una pelota en la portería contraria.

Sin embargo, todos sus sueños se han venido abajo y por una insólita razón: el tamaño de su cabeza.

Alex está viviendo un verdadero drama ya que no hay ningún casco lo suficientemente grande, por lo tanto no puede jugar como portero de lacrosse, una de las posiciones  más difíciles del deporte en EEUU, señala The Boston Globe.

La cabeza del joven tiene una circunferencia de cerca de 65 centímetros por lo que el “casco más grande disponible”, apenas queda sobre sus orejas.

Cuando estaba en el colegio, un fabricante local le hizo un casco especial combinando dos diferentes y el implemento fue aprobado por la organización estatal que supervisa la seguridad en los deportes.

Lamentablemente, dicho casco estaba bastante roto y la empresa que lo había hecho ya no está en el mercado. Además, si lograran hacerle uno especial, no estaría aprobado por la NCAA, que es la organización que regula la mayoría de los programas deportivos universitarios.

“Nadie puede creer la pesadilla en la que está atrapado mi hijo”, dijo la madre de Alex, que ve angustiada como la ilusión de su joven promesa se desvanece por su "gigantesca" cabeza.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo