Padre de niño de 22 meses dijo que era el “hijo del diablo” y que como estaba “cansado” de cuidarlo lo había abandonado para que muriera

El cuerpo del pequeño nunca apareció.

Por Camilo Henríquez

El pequeño Baden Bond apenas tenía 22 meses cuando su padre decidió acabar con su vida. El sujeto lo abandonó para que muriera al anochecer cerca de un muelle en un parque aislado de Logan City en Australia y sus restos nunca más fueron encontrados.

Los hechos ocurrieron en mayo de 2007 y por fin se está haciendo justicia luego de que Shane Arthur Simpson se declaró culpable de homicidio involuntario, indica abc.net.au.

En el juicio, se conoció que el niño había nacido con metanfetamina en su organismo y que debido a ello las autoridades habían separado a Baden del cuidado de sus padres junto a los otros hijos de la pareja.

Un año después, los servicios infantiles decidieron regresar a todos los niños a la casa familiar y ahí empezó el calvario del pequeño, ya que la pareja lo culpaba del alejamiento de todos sus pequeños y lo comenzaron a llamar “hijo del diablo”.

El hombre, y su esposa Dina Colleen Bond, mantenían al menor encerrado casi todo el día en una habitación cuyas ventanas habían sido pintadas con aerosol negro para que no entrara la luz y además olía a orina y heces, ya que no le cambiaban los pañales al menor durante muchas horas, apunta 9news.com.au.

Simpson, que consumía metanfetaminas, dijo que en un momento la situación con el niño se había hecho insostenible, que estaba “cansado” de cuidarlo y que por eso decidió abandonarlo, pero que no lo había asesinado.

Ante el juez confesó que había estado sentado en una banca cerca de 30 minutos con el menor y que luego le dijo “lo siento” antes de dejarlo en el muelle. “Ni siquiera miré hacia atrás”, reconoció.

La desaparición del niño sólo fue conocida por las autoridades recién en 2015 luego de que las autoridades se percataran que Baden nunca había ingresado a un colegio y que ni siquiera tenía registros médicos.

Además, pocos meses después de que Simpson abandonara al pequeño, toda la familia se había mudado a Nueva Gales del Sur.

El sujeto ahora espera que se dicte la condena por el homicidio involuntario, mientras que Dina recibirá una pena como “cómplice de homicidio involuntario”, ya que no se encontraba en el lugar cuando su esposo dejó al niño.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo