Un argumento de peso: juez le pidió a un jurado que reconsiderara una sentencia de culpable porque “Dios le había dicho” que la acusada era inocente

“Debo hacerlo”, aseguró el magistrado.

Por Camilo Henríquez

Gloria Romero Pérez fue encontrada culpable por un jurado de Texas de los cargos de tráfico sexual continuo y la compraventa de un niño, sin embargo el juez que llevaba el caso tuvo “ayuda divina” y les pidió reconsiderar su decisión.

Jack Robison, magistrado del condado de Comal hizo la insólita petición, dejando perplejos a los jurados que lo miraban sin creer lo que salía de su boca.

Eso sí, no le hicieron caso, mantuvieron su sentencia de culpable y tras ello el juez recibió 18 denuncias por su actuar, señala New York Post.

Los hechos se conocieron por un informe de la Comisión de Texas sobre Conducta Judicial.

En ellos se señalaba que el juez terminó por pedirle disculpas al jurado, pero de igual forma les dejó claro que “cuando Dios me dice que debo hacer algo, debo hacerlo”.

Según médicos que vieron a Robison, su accionar lo causó un delirio temporal, y agregaron que el juez estaba bajo estrés extremo debido a la muerte de un amigo y por momentos de pérdida de memoria.

Finalmente la Justicia declaró el juicio como nulo porque “el fallo de Robison no estaba en conformidad con la ley” y ahora Romero Pérez espera uno nuevo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo