Le pegó dos cachetadas a su hijo de 10 años porque no quería bañarse y la Justicia la condenó a dos meses de cárcel y dictó una orden de alejamiento

“La reprensión ante una eventual desobediencia del menor nunca puede justificar el uso de la violencia”, señalaron los jueces.

Por Camilo Henríquez

Una madre que abofeteó a su hijo porque no quería bañarse fue condenada por la Justicia por la violencia con que reprendió al menor.

La decisión fue tomada por la Audiencia Provincial de Pontevedra, en España, y desató todo un debate sobre los límites que tienen los padres para castigar a sus hijos.

Según La Voz de Galicia, los hechos ocurrieron el 20 de mayo de 2018, cuando la madre le pidió al niño que tomara una ducha, a lo que éste se negó.

Ambos comenzaron a discutir y la mamá terminó la “pelea” dándole dos cachetadas en el rostro, lo que le causó “eritemas (inflamación superficial de la piel, caracterizada por manchas rojas) en ambas mejillas”.

El pequeño fue atendido por un médico, pero no necesitó “tratamiento posterior”.

El juzgado aseguró que los padres tienen todo el derecho de reprender a sus hijos, pero que los castigos “tienen como límite infranqueable la integridad física y moral”, de los niños, apunta El País.

Además, afirma que “solo pueden concebirse orientadas al beneficio de los hijos y encaminada a lograr su formación integral”.

Finalmente, los jueces determinaron que “la reprensión ante una eventual desobediencia del menor nunca puede justificar el uso de la violencia que la acusada ejerció”.

La mujer fue condenada con dos meses de cárcel, pero la pena se le sustituyó por trabajo comunitario durante el mismo periodo ya que no tenía antecedentes previos. También se dictó una orden de restricción, por lo que no podrá acercarse durante 6 meses por lo menos a 200 metros de su hijo y deberá pagar las costas del juicio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo