La detuvieron, la esposaron con las manos detrás de la espalda y se suicidó de un disparo en la boca: policía asegura que joven de 19 años hizo una extraña "contorsión"

Un médico forense confirmó el suicidio.

Por Camilo Henríquez

Un informe de la oficina forense de Virginia le dio la razón a la policía en un extraño caso de suicidio en el que la familia cuestiona la versión que entregaron los uniformados.

Los hechos ocurrieron el 25 de julio de 2018 cuando un agente de carretera y otro de narcóticos realizaban "controles de rutina", señala CBS Austin.

Holden Medlin, de 27 años, y Sarah Wilson, de 19, fueron arrestados luego de que supuestamente la policía encontrara drogas en el interior del vehículo en el que se trasladaban.

Según los funcionarios policiales, la joven fue esposada con las manos detrás de la espalda, mientras que el hombre se resistió y trató de escapar de la escena.

Tras ello, y mientras intentaban capturarlo, Sarah habría tomado una pistola, que se cree estaba en el auto, hizo una extraña “contorsión” y se disparo en la boca, aseguraron los agentes.

Los policías nunca “lograron explicar de qué forma la joven accedió al arma” y dijeron que habían tratado de salvarla.

El “suicidio” motivó una investigación interna que ya llegó a su término, pero nunca entregaron los resultados, y no se refirieron a ella, indica Fox News.

Como si eso fuera poco, las posibles imágenes que podrían haber entregado la verdad de los hechos no están disponibles, ya que la cámara que llevaba en el uniforme uno de los oficiales cayó al suelo en el forcejeo con Medlin y ésta se habría apagado al chocar con el piso.

Una vez que detuvieron al sujeto, la cámara volvió a grabar, “pero el Departamento de Policía de Chesapeake se negó a publicar las imágenes”.

Finalmente, y luego de varios meses, la oficina del forense entregó su informe por la muerte de Sarah y avaló la versión oficial determinando que fue un suicidio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo