La historia de Zero: familia rescató a perrito de una muerte segura y años después él murió salvando sus vidas en un tiroteo

Lo ayudaron a vivir y él hizo lo mismo por su familia.

Por Nathaly Lepe

Tenía un mes de edad cuando vagaba por una carretera de Texas, sin posibilidades de sobrevivir hasta que una familia detuvo su vehículo y lo llevó a su casa, para transformarlo en uno más de la casa. Cojeaba por un tobillo roto y casi no tenía pelaje producto de la sarna.

Pero eso no le importó a los Martínez, la familia que recogió a Zero y que luchó incluso con la indicación del médico veterinario, quien les advirtió que recuperar la salud del animal sería una tarea realmente compleja, por lo que era mejor ponerlo a dormir.

Pero no pudieron hacerlo y los hijos de Martínez ya estaban unidos y decididos a darle una oportunidad al animal que en su corta vida solo conocía el abandono. 

Y desde esa decisión pasaron años, la amistad con el perrito se afianzó tanto, que ahora él les devolvió la mano, transformándose en el héroe de la familia Martínez.

Todo ocurrió el pasado 10 de marzo, cuando la hija de Laura Martínez, quien actualmente cuida a Zero, celebraba el cumpleaños número 12 de su hija. La casa estaba llena de invitados, entre ellos, varios niños.

Repentinamente apareció en la casa Javan Castañeda, de 17 años, quien el día anterior había tenido un encontrón con la dueña de casa, quien le recriminó por supuestamente haber  irrumpido en su casa para robarle dinero y algunas joyas.

Un perro héroe

La familia y Castañeda comenzaron a discutir y cuando Martínez le pidió que se fuera, él se abalanzó sobre ella y la golpeó en la cara. 

Los hijos de Laura trataron de defenderla, pero Castaneda sacó un arma, algo que ninguno de los invitados sabía.

Castaneda disparó al menos nueve veces y su primer disparo golpeó la puerta del garaje -según el reporte policial citado por el diario The Washington Post.

En ese minuto Zero saltó para detener al tirador, mientras la familia trataba de ponerse a salvo.

"¿Cómo supiste hacer eso?", fue lo que pensó la dueña del animal cuando vio lo que hacía. 

El agresor disparó a Zero en el pecho, y luego atacó a uno de los hijos de Laura. Pese a la herida, el perrito saltó y mordió a Castañeda, para defender a su amigo.

"Zero simplemente lo hizo instintivamente", dijo Martínez. El animal logró volver atacar al tirador cuando recibió un nievo disparo, esta vez en el abdomen.

En ese minuto Laura corrió a ver a su perro, lo que permitió que Castañeda le disparar en una pierna para posteriormente huir.

"Honestamente puedo decirte que no hay manera de que estemos aquí sin Zero. La razón por la que todas nuestras heridas están debajo de la cintura es porque cada vez que Zero saltaba … eso le impedía poder apuntar", recuerda la mujer.

Uno de los hijos de Laura tomó a su querido amigo, y corrió con él hacia el veterinario, pero la gravedad de las heridas sufridas por Zero no le daban esperanzas y la familia debió tomar la peor decisión de todas, aplicar la eutanasia a quien les había salvado la vida heroicamente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo