Qué está matando a las ranas: científicos chilenos ayudan a descubrir a la especie invasora más destructiva del mundo

"La enfermedad más devastadora a la biodiversidad conocida por la ciencia", apuntó el investigador de la U. Andrés Bello, Claudio Soto.

Por Nathaly Lepe

Se imaginan un mundo sin ranas ni anfibios. Bueno, tal vez nunca se haya preguntado cuál es el aporte de estos animales en el mundo, pero la comunidad científica internacional sí, y está realmente preocupada luego de descubrir que existe un hongo que está afectando a estas especies, considerado el peor en la historia, pues aumentarían de manera alarmante las actuales cifras de animales en extinción.

Un grupo de trabajo internacional, entre los que destacan dos chilenos, Aldemar Acevedo, del Programa de Doctorado en Ciencias Biológicas, Laboratorio de Biología Evolutiva, Pontificia Universidad Católica de Chile y Claudio Soto-Azat, del Centro de Investigación para la Sustentabilidad, Facultad de Ciencias de la Vida, Universidad Andres Bello.

Este grupo de investigadores publicó los resultados de su trabajo en la revista Science explicando el descubrimiento de una enfermedad micótica que devora la piel de ranas, sapos y salamandras, la que ya ha estragos entre las poblaciones de más de 500 especies de todo el mundo en los últimos 50 años.

De las poblaciones que se han visto afectadas, 90 ya se han extinguido por esta causa.

Sudamérica y Australia

El texto de los especialistas establece que esta pérdida de biodiversidad es la mayor asociada a una enfermedad en la historia del planeta, por lo que el hongo Batrachochytrium dendrobatidis, podría considerarse la especie invasora más destructiva que se conoce actualmente.

El daño producido por este hongo asiático, que provoca la mortal quitridriomicosis, es sólo comparable a la destrucción producida por las ratas y los gatos -por la cantidad de especies que cada una de ellas pone en peligro- y según los análisis publicados en la revista científica está presente en 60 países, especialmente en Sudamérica y Australia.

"El comercio y el desarrollo antropogénicos han derribado las barreras de dispersión, facilitando la propagación de enfermedades que amenazan la biodiversidad de la Tierra", dice la investigación en su resumen.

"Presentamos una evaluación global y cuantitativa de la quitridiomicosis panzoótica de anfibios, uno de los ejemplos más impactantes de propagación de enfermedades, y demostramos su papel en la disminución de al menos 501 especies de anfibios durante el último medio siglo, incluidas 90 supuestas extinciones", acotan.

"Los efectos de la quitridiomicosis han sido mayores en anuros de gran cuerpo y rango restringido en climas húmedos en las Américas y Australia. Las disminuciones alcanzaron su punto máximo en la década de 1980, y solo el 12% de las especies disminuidas muestran signos de recuperación, mientras que el 39% está experimentando un descenso continuo. Existe el riesgo de nuevos brotes de quitridiomicosis en nuevas áreas. La quitridiomicosis panzoótica representa la mayor pérdida registrada de biodiversidad atribuible a una enfermedad", aseguran los especialistas. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo