“Busque donde indica el ángel”: 36 años después, el Vaticano investigará por primera vez la extraña desaparición de una joven de 15 años hija de un funcionario

El rastro de Emanuela Orlandi se perdió el 22 de junio de 1983.

Por Camilo Henríquez

Luego de 36 años, el Vaticano decidió investigar por primera vez la extraña desaparición de una joven de 15 años hija de uno de sus funcionarios.

Emanuela Orlandi se “perdió” el 22 de junio de 1983 y varias hipótesis se tejieron sobre su desaparición, incluso una hablaba de “una red de pedofilia detrás de la cual se encontrarían altos jerarcas de la Iglesia”, señala El Mundo.

El año pasado, la familia recibió una carta anónima que decía “busque donde indica el ángel” junto a una foto de una sepultura.

Se cree que el “ángel” es una estatua que se encuentra ubicada en el Cementerio Teutónico que se sitúa junto a la Basílica de San Pedro.

“Pedimos que se investigue una de las tumbas del cementerio teutónico, alrededor de la cual circulan rumores en el Vaticano desde hace años”, dijo Pietro Orlandi, hermano de la joven desaparecida.

Aunque aún no es oficial, Il Messaggero indica que el Secretario de Estado de la Santa Sede Pietro Parolin “habría autorizado personalmente la apertura de la misteriosa tumba”.

Además, apunta que la historia de la desaparición de Orlandi ha estado llena de pistas falsas, engaños y mentiras.

El caso de Emanuela volvió a tomar relevancia en octubre del año pasado luego de que se encontraran restos óseos durante la renovación de los sótanos de la Embajada de la Santa Sede en Roma, peor las pruebas confirmaron que tenían más de 100 años.

Según el medio español, hubo muchas teorías tras la desaparición, pero hubo tres que predominaron aún cuando nunca fueron confirmadas por la Justicia.

La primera señalaba que Emanuela “podría haber sido secuestra por un grupo extremista turco para pedir la liberación de Ali Agca”, la segunda indicaba que la joven fue “víctima de una red de pedofilia detrás de la cual se encontrarían altos jerarcas de la Iglesia” y la tercera tendría relación con la Banda della Magliana, una organización criminal italiana con sede en Roma.

Durante todos estos años, desde el Vaticano "niegan haber ocultado detalles útiles para las investigaciones" e "incluso el Cardenal Angelo Becciu, cuando ocupó el cargo de Substituto, repitió a la familia que no había archivos ni otro material al respecto", asegura el medio italiano.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo