Estaba en la cárcel esperando un juicio por femicidio y lo mataron los compañeros de celda tras quemarlo vivo con agua hirviendo

Se cree que fue un ajuste de cuentas.

Por Camilo Henríquez

Un hombre de 31 años que esperaba juicio en prisión por el femicidio de Araceli Fulles fue asesinado en la cárcel de Sierra Chica en Argentina en lo que se cree fue un ajuste de cuentas.

Darío Badaracco mató, descuartizó y enterró el cuerpo de la joven de 29 años en el patio de la casa de su madre el año 2017 y era el único implicado en el femicidio que estaba tras las rejas, ya que hay otras 8 personas que esperan en libertad tras ser acusados de cómplices, señala Infobae.

El 8 de abril pasado, Badaracco fue atacado por sus dos compañeros de celda, los que lo golpearon brutalmente y lo quemaron vivo con agua hirviendo.

Según Diario Popular, los guardias escucharon gritos provenientes de la celda y cuando llegaron al lugar encontraron al hombre tirado en el piso.

“Son problemas de presos y lo teníamos que arreglar de esta manera”, fue la declaración de uno de sus compañeros de celda, por lo que se cree que el asesinato fue un ajuste de cuentas “motivado por conflictos internos del pabellón 10 del penal de máxima seguridad bonaerense”, apunta Diario Uno.

Tras el ataque, Badaracco fue trasladado a un centro asistencial y luego de varios días murió debido a las múltiples heridas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo