Se estiró mientras veía una película en la cama, le sonó un hueso y lleva semanas sin poder caminar: el drama de la paramédica que conmueve al mundo

Escuchó un crujido y pensó que solamente había sonado un hueso. La realidad sin embargo era peor.

Por Christian Monzón

Natalie Kunicki es una paramédica australiana de 23 años que reside en Inglaterra que estaba acostada con una amiga viendo una película en Netflix después de haber tomado unos tragos. En eso estaba cuando producto de la flojera se estiró en la cama.

Tras esta acción escuchó un crujido, pero pensó que había sonado un hueso, como muchas veces acontece. Sin embargo, minutos después se dio cuenta que algo extraño estaba pasando.

Según informa el Daily Mail, la joven quiso levantarse para ir al baño, pero no pudo caminar. Apenas se puso de pie, se desplomó ya que sus piernas no se movían.

Pensó en llamar a emergencias, pero como había tomado unos tragos pensó que estaba ebria, así que no quiso hacerlo. Pero minutos después seguía con inconvenientes, así que decidió finalmente llamar a un centro asistencial.

Llegó a un hospital de Londres y allí los médicos le dijeron que le había pasado: producto de su estiramiento se le reventó una arteria en el cuello, provocándole un coágulo de sangre en su cerebro, lo que le ocasionó un derrame.

"La gente necesita saber que incluso si eres joven, algo tan simple puede causar un derrame cerebral. Ni siquiera estaba tratando de romper mi cuello. Estiré mi cuello y solo pude escuchar este 'crack, crack, crack"", relató.

Natalie Kunicki Natalie Kunicki. Facebook

"Mi amiga preguntó '¿era ese tu cuello?' Pero todas mis articulaciones se agrietan bastante, así que no pensé nada de eso. Yo solo me reí", afirmó.

Natalie manifestó que unos 15 minutos después "me levanté e intenté caminar hacia el baño y me balanceaba por todas partes. Miré hacia abajo y me di cuenta de que no estaba moviendo la pierna izquierda y luego me caí al suelo. Mi amiga tuvo que venir a recogerme. Pensé que estaba borracha, pero sabía que algo más estaba mal", expresó.

"Soy paramédica y no llamé al 999 durante diez minutos porque pensé que era demasiado improbable que fuera un derrame cerebral cuando debería haberlo sabido mucho mejor", remató.

El hecho ocurrió el pasado 4 de marzo y en la actualidad la joven está recuperando lentamente la movilidad, por lo que sigue en reposo. En ese sentido, espera que en un período de entre seis a 12 meses pueda volver a trabajar, pero de forma más liviana.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo