El remedio fue peor que la “enfermedad”: se le quedó atorada una espina en la garganta y se tragó una cuchara de 13 centímetros con la que intentaba sacársela

Estuvo cuatro días con la cuchara en el interior de su cuerpo.

Por Camilo Henríquez

Una mujer terminó en el hospital luego de tragarse una cuchara con la que intentaba sacar una espina que había quedado atorada en su garganta.

Lili, como fue identificada la mujer, estaba comiendo pescado cuando comenzó a hacer arcadas luego de que la espina se incrustara y no encontró nada mejor que usar una cuchara de 13 centímetros, señala Daily Mail.

En un momento, Lili metió lo más adentro que pudo la cuchara, se le soltó y terminó tragándosela.

La mujer no quiso ir a un servicio de urgencia, ya que el 5 de abril era feriado en China, y como no le causó ningún problema estuvo cuatro días con la cuchara de metal en su interior antes de presentarse finalmente en un hospital.

Según el medio inglés, los doctores encontraron la cuchara en el intestino delgado de la paciente y decidieron “realizar una endoscopia para extraer el utensilio”.

“Como la cuchara estaba en una posición algo horizontal, la ajustamos cuidadosamente antes de sacarla”, apuntó uno de los médicos.

La cuchara causó hinchazón y lesiones menores en el duodeno y se recuperó sin problemas tras el procedimiento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo