El terrible caso de la joven de 21 años que es alérgica al agua: sufre horribles quemaduras si llega a llorar o a transpirar

Las dolorosas erupciones que le provoca el agua se mantienen por largas horas.

Por Christian Monzón

Niah Selway es una joven británica de 21 años que sufre prurito acuagénico, un padecimiento que le provoca horribles quemaduras y erupciones en su cuerpo si su piel entra en contacto con agua.

Según informa el Daily Mail, la mujer puede sufrir los efectos de este hecho durante largas horas. Incluso, ha sufrido desmayos como reacción a las molestias causadas por este mal.

Asimismo, no solo padece alergia al agua, sino que también le generan problemas su sudoración o si llega a llorar. Eso sí, sus órganos no tienen este problema, por lo que puede consumir agua.

"No importa dónde me toque el agua, si una gota toca mi brazo, el dolor se extenderá a mi espalda y mi torso, a veces a todo mi cuerpo", expresó.

Problemas para bañarse

Selway incluso sufre para algo que suena tan normal, como es asearse. "Cuando me baño, todo mi cuerpo arde durante horas y horas. Con el tiempo, resolví una rutina, de cualquier manera es doloroso, pero he encontrado formas de hacerlo un poco menos traumático", indicó.

"Por ejemplo, ya no me lavo el pelo en el baño, lo hago por separado para sentir menos dolor", explicó.

La joven, quien se convirtió en una estrella en YouTube en donde sube videos y tiene más de 130 mil suscriptores, contó que no puede salir tampoco a la calle. Especialmente por ejemplo en los días de lluvia.

"Estoy sufriendo de una manera muy severa, y ningún medicamento o tratamiento ha tenido ningún efecto sustancial. Es básicamente una discapacidad por las cosas que ya no puedo hacer. Por la mañana, voy al baño y tengo una reacción alérgica a lo primero que hago", señaló.

"Tampoco puedo hacer mucho ejercicio aparte del yoga y caminar porque no puedo sudar, y en los días calurosos tengo que quedarme atascado frente al abanico. Mi día está basado alrededor de mi dolor", indicó.

De igual manera, remarcó que "la idea de la lluvia también es aterradora, así que nunca salgo si existe la posibilidad de que llueva".

"Estoy en mi propia pequeña burbuja tratando de lidiar con el dolor, y hago lo que puedo cada vez que se detiene", remarcó.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo