Fue de vacaciones con su familia para esparcir las cenizas de su hermano y sufrió otra tragedia: se accidentó y nunca más volverá a caminar

Sólo querían despedirse.

Por Camilo Henríquez

Gareth Flanagan y su familia vivieron uno de los mayores dolores de su vida luego de la muerte de su hermano Conor de sólo 18 años a fines del año pasado.

Los restos de Conor fueron cremados y el joven de 21 años decidió junto a su grupo familiar realizar un viaje de vacaciones a Sudáfrica para darle el último adiós, ya que esparcirían sus cenizas en un lugar de Ciudad del Cabo, señala news.com.au.

En medio de las vacaciones, el grupo llegó hasta un río en Kleinmond, y en el primer día de su estadía se desató otra tragedia.

Gareth se lazó al agua en un lugar “poco profundo” y casi de inmediato salió como pudo del río pidiendo ayuda.

El joven se golpeó la cabeza con una roca y mientras su padre lo sacaba del agua le dijo que no sentía las piernas.

Por lo alejado del lugar, les costó pedir ayuda y recién una hora después del accidente los servicios de emergencia llegaron al río.

Tras ser trasladado al hospital más cercano y luego de varios exámenes les dieron una terrible noticia.

“Descubrieron que se había roto el cuello y ella (la doctora) nos dijo que no tenía ninguna posibilidad de volver a caminar”, dijo Leisha Galluccio, la novia de Gareth.

Gareth Flanagan GoFundMe

Ahora el joven está con respiración mecánica debido a una infección pulmonar y antes de volver a Australia requerirá rehabilitación.

Los amigos de la pareja iniciaron una campaña en GoFundMe para solventar los gastos y también para las modificaciones que le tendrán que hacer a su casa para que Gareth pueda enfrentar de mejor manera su nueva vida.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo