Misteriosas ondas sísmicas recorrieron Chile y parte del mundo durante 20 minutos: revelan la verdad tras enigmático fenómeno que alertó a los científicos

No nos salvamos ni de las ondas sísmicas.

Por Christian Monzón

El 11 de noviembre del 2018 ocurrió un extraño fenómeno que dejó desconcertada a la comunidad científica. Ese día, unas misteriosas ondas sísmicas comenzaron a ocurrir en el mar a unos 24 kilómetros de la isla francesa de Mayotte en las costas del sudeste de África.

Veinte minutos después, este hecho recorrió una buena parte del planeta. Primero fue el mencionado continente, por donde recorrió países como Zambia, Kenia y Etiopía. Luego fue el turno de naciones que integran el llamado "anillo de fuego del Pacífico", como Hawái en Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Chile.

Además, el hecho fue captado en zonas bastante más alejadas como España y China, por parte de los sismogramas en tiempo real del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

¿Qué fue lo que pasó?

Esa pregunta rondó durante meses por las cabezas de los científicos, quienes no entendían el por qué ocurrió este extraño fenómeno, el cual no fue percibido por los seres humanos.

Por ejemplo, el sismólogo de la Universidad de Columbia Göran Ekström aseguró que durante toda su carrera "no creo haber visto nada igual". Mientras que el jefe de la unidad de riesgo sísmico y volcánico francés, Nicolas Taillefer, manifestó que "es algo bastante nuevo en las señales de nuestras estaciones".

En ese sentido, los ojos de los expertos ya llevaban días situados en la isla francesa de Mayotte, ya que en mayo del año pasado había ocurrido un enjambre sísmico. Tras esto, los temblores prácticamente habían desaparecido hasta el 15 de noviembre del 2018.

Esa jornada ocurrió un sismo de 5,8 que se convirtió en el de mayor magnitud en la historia del lugar. Por lo mismo, por un tiempo algunos especialistas creyeron que lo acontecido era un "terremoto lento".

Al respecto, este tipo de movimientos telúricos se caracterizan por liberar la energía de manera gradual, extendiéndose por minutos, horas o días.

Lo que en verdad pasó

Tras este misterioso hecho, el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS) comenzó una investigación para dilucidar qué fue lo que causó la misteriosa onda sísmica.

Y tras meses de trabajo lograron determinar el origen de todo: el nacimiento de un volcán submarino.

Según informa National Geographic, medio que ha seguido con atención el caso, el macizo está localizado a 3,2 kilómetros bajo el agua, tiene una altura de 0,8 kilómetros y mide 4,8 kilómetros en su zona más ancha.

Eso sí, los expertos señalaron finalmente que todavía queda mucho por estudiar, ya que se estima que quizás el volcán ya llevaba un tiempo de vida y más que un despertar sea el nacimiento de su actividad.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo