Se tiró de un puente y al Metro, pero las dos veces lo salvaron: la historia del hombre que no pudo terminar con su vida

Era insuicidable.

Por Nathaly Lepe

Siempre es triste cuándo alguien piensa que su vida no debe seguir y opta por el suicidio, sin embargo, para un joven de 26 años de Ciudad de México, tal vez no era el momento porque aunque lo intentó, siempre fue rescatado y puesto a salvo.

El sujeto, cuyo nombre ha sido mantenido en reserva, llegó el miércoles decidido a cumplir con lo que era su destino y se instaló en uno de los puentes que unen el Metro en la estación Pantitlán. Su intención era saltar al vacío, pero personal policial y de la estación descubrió lo que pretendía hacer, por lo que montaron un operativo de emergencia para persuadirlo.

Aunque lo intentaron no lo lograron y el joven saltó, cayendo en el pavimento. Sin embargo, no se provocó daños físicos mayores y fue trasladado a un recinto hospitalario donde fue tratado por unos golpes y la fractura de una de sus muñecas.

El segundo intento

Luego de ser dado de alta ese mismo día, el suicida fue una vez más al Metro para cumplir con lo que pensaba.  Esta vez, el sujeto se dirigió al Metro Ermita, de la Línea 2, donde saltó a las vías e intentó quitarse la vida.

En esta oportunidad el desconocido habría bajado a las vías esperando que el tren lo arrollara. Pero nuevamente los trabajadores notaron sus intenciones y activaron un operativo de para ayudarlo a subir al andén.

Un periodista local, relató la historia del hombre "insuicidable" que provocó dos alertas en Ciudad de México, los que le dieron la oportunidad de seguir sumando días a su vida.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo