Nieto quiso “terminar” una pelea y para ello mordió, cortó y se tragó un pedazo del dedo índice de su abuelo

Dolor.

Por Camilo Henríquez

Un joven de 23 años espera condena luego de ser declarado culpable de causarle serias lesiones a su abuelo tras una pelea que terminó con el hombre en el hospital.

Los hechos ocurrieron en el año 2017, pero hace unos días el juez Chris Clemens encontró la “evidencia suficiente” para condenar a Aaron Michael Adams, apunta el Richmond Times-Dispatch.

Según el policía que llegó al llamado en la ciudad de Virginia, pudo ver a Mark Douglas Lyle con la mano envuelta en una tela y con mucha sangre.

“Sangraba del dedo índice de la mano izquierda y parecía faltar un pedazo”, dijo el uniformado en la corte.

Cuando estuvo en el estrado, Mark, el abuelo, contó, antes de dar su versión e los hechos, que Aaron era hijo de una de sus hijas y que había ayudado a criarlo.

Aseguró que estaban discutiendo y que el joven saltó sobre él. Tras ello lo empujó para alejarlo, afirmó que nunca lo golpeó y que en un momento de la pelea su nieto le había mordido el dedo índice, le arrancó un pedazo y se lo tragó.

Por su parte, Aaron refutó los dichos de su abuelo y señaló que sólo se estaba defendiendo.

Travis Lyle, un tío del joven, también compareció en el juicio e indicó que Aaron sufre “trastorno bipolar” y que no se tomaba los medicamentos con la regularidad que corresponde por lo que a veces se ponía violento.

En una pausa del juicio, el juez se percató que el nieto y su abuelo no habían estado juntos durante más de una año debido a una orden de restricción y les “ordenó” que se dieran un abrazo. Ambos cumplieron el pedido de manera “cautelosa”.

La sentencia de Aaron se entregará en septiembre y debido a que las heridas que causó corresponden a un delito grave de Clase 3, la pena podría ir de 5 a 20 años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo