Perú en alerta tras brote atípico de síndrome Guillain-Barré: Qué es, cuáles son los síntomas y el peligroso estado al que se puede llegar

Un hombre de 31 años quedó atrapado en su propio cuerpo, sin poder moverse o comunicarse.

Por Christian Monzón

Perú declaró hace unos días una alerta sanitaria en cinco regiones del país ante un gran número de casos de personas afectadas por el síndrome Guillain-Barré. Las zonas afectadas son Piura, Lambayeque y La Libertad, todas ubicadas en la zona costera nortina, la cual es uno de los lugares más visitados por los turistas.

Además, también se encuentran en ese estado Junín en el centro de la nación y Lima, la capital que tiene más de 9 millones de habitantes y uno de los destinos favoritos de los chilenos.

¿Qué es el Síndrome de Guillain-Barré?

Se trata de una enfermedad no contagiosa que ataca los nervios que controlan los músculos y que puede provocar parálisis.

Y en estos momentos, el gobierno peruano reconoció la existencia de un brote atípico del citado síndrome, mientras que los expertos desconocen la causa que lleva a las personas a padecer este mal.

En ese sentido, solamente se ha detectado que muchos casos ocurren dos semanas después de una infección estomacal o respiratoria.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del síndrome son una sensación de hormigueo en pies y piernas, mientras que la persona afectada siente una debilidad general en su cuerpo.

En los casos extremos en tanto, ocurren parálisis ascendente de abajo hacia arriba, lo que genera problemas para respirar.

Sin embargo, como ha mencionado el propio gobierno peruano, lo que ocurre en el país en un brote atípico, ya que la debilidad inicia en la pérdida de fuerza y sensación de hormigueo en las manos, para luego descender en forma de parálisis hacia órganos inferiores que pueden provocar dificultades para respirar.

Un crudo caso que muestra la peor cara del mal

Terry Newberry, un ciudadano de origen galés, pasó más de 100 días hospitalizado producto del síndrome de Guillain-Barré.

Según informa El Comercio, el hombre jamás perdió la conciencia pero pasó a ser una especie de rehén ya que quedó atrapado dentro de su propio cuerpo sin poder moverse o comunicarse.

En ese sentido, el sujeto de 31 años que trabaja como ingeniero en comunicaciones, estuvo a un paso de llegar al extremo de padecer el síndrome del enclaustramiento.

"Es un lugar aterrador en el que estar", sostuvo al respecto el médico que atendió a Newberry.

Y si bien el caso ocurrió en Galés y no en Perú, el hecho demuestra lo extremo que puede llegar a ser el síndrome que mantiene en alerta al país vecino.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo