El paradisíaco lago en Rusia que enloquece a los usuarios de Instagram y que en realidad es un peligroso basurero tóxico

Es bonito pero peligroso, como varias cosas en la vida.

Por Nathaly Lepe

Tiene aguas cristalinas y turquesa, como la más bella playa del caribe, pero en realidad es un lago artificial en Siberia ubicado al lado de una planta energética rusa. Es tal la belleza del lugar que se ha transformado en uno de los escenarios preferidos de miles de instagramers, los que eligen ese escenario para obtener esa preciada foto que les de miles de likes.

Pero tanta belleza esconde un oscuro y tóxico secreto. Aunque ya no es tan secreto, luego que la propia empresa a cargo de la planta energética llamara a las personas a no acercarse al lugar por el peligro que representa para la salud el llamado"Maldivas de Siberia".

El estanque es en realidad un basurero lleno de óxidos metálicos nocivos, entre ellos sales de calcio peligrosas y otros óxidos metálicos, pero sigue siendo una tendencia para los que buscan la fama en las redes sociales.

Hasta el lago Novosibirsk siguen llegando influencers, parejas, y personas desconocidas que quieren realizar una sesión de foto en el peligroso escenario.

"Dejen de ser idiotas"

La Compañía de Generación Siberiana, a  cargo del lugar, se manifestó hace un par de días respecto a la tendencia de fotografiarse en el lugar. "En la última semana, nuestro basurero se ha convertido en una celebridad en las redes sociales", dijeron desde la firma.

En la misma línea la empresa advirtió que incluso "el contacto de la piel con el agua puede provocar una reacción alérgica", tras pedir que tampoco beban el agua.

Incluso el pasado 20 de junio se creó una cuenta en Instagram (@maldives_nsk) en la que se recopilan fotos captadas en el tóxico lugar.

Cabe mencionar que la laguna es artificial y su contenido es principalmente la ceniza que resulta de la quema de de carbón en la cercana estación de energía térmica, que proporciona energía a la ciudad de Novosibirsk.

Según relata The Guardian, el lugar fue construido en la década de 1970 y es el más grande de su tipo en Siberia.

Después de la explosión de popularidad por el lugar en las redes la compañía dijo que se había visto obligada a advertir a los posibles visitantes que “caminar por el basurero es como caminar en un campo de tiro militar: peligroso e indeseable".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo