"Una pequeña alma sensible": conmoción por niño que se arrojó a las vías del tren en Inglaterra tras sufrir bullying

Una situación realmente dolorosa.

Por Nathaly Lepe

"Era una pequeña alma sensible" fueron las palabras que la madre de Sam, un adolescente de 14 años que decidió quitarse la vida cansado por el bullying del que era víctima en la Escuela Salesiana de Guildford Road, Chertsey, Surrey.

El joven salió hace un par de días de sus clases, les entregó sus pertenencias a uno de sus amigos, caminó hasta la vía del tren de su ciudad y ahí se acostó esperando su muerte.

Ninguno de sus compañeros, quienes fueron testigos de la horrible muerte, imaginaba la tragedia que protagonizó Sam, quien era calificado de solitario por algunos de sus amigos.

Mientras el adolescente yacía en la línea del tren, el pasado 15 de julio, los cerca de 15 testigos que habían en el lugar -de la misma escuela de Sam- le gritaban que saliera de ese lugar, o rompían en llanto después que la locomotora del tren atropellara al joven.

Dolor en la familia

La esposa del padre de Sam, Deborah Barrett, describió al joven como "un buen niño con buen sentido del humor". El caso de San atrajo la atención de los medios por el bullying al que habría estado sometido.

La mujer señaló a los medios locales que la familia atraviesa por un fuerte dolor, pero también por un gran enojo por la responsabilidad de la escuela en el caso.

"Sophie, mi hija menor, me llamó el lunes y me contó lo que Sam había hecho y dijo que había sido acosado en la escuela. Entonces, ¿por qué la escuela no estaba haciendo nada? No soporta pensar en ello. Es horrible", relató la mujer.

Sam era "una pequeña alma sensible, una linda y pequeña persona que estaba interesada en los juegos. Era divertido y sarcástico con un gran sentido del humor. Aunque era tímido, solíamos hacerlo reír", dijo sobre el menor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo