Pidió una mesa con vista al mar, comió por horas mariscos por más de $300 mil y cuando le fueron a cobrar no tenía ni una “miserable” moneda

Según los trabajadores del restaurante el sujeto era de un “volumen descomunal”.

Por Camilo Henríquez

Cuando los empleados del restaurante Es Molí de Sal (Formentera) vieron entrar al cliente de inmediato supieron que no era un turista cualquiera y esperaban un arduo trabajo para satisfacer al hombre.

El sujeto, de origen italiano, era “enorme, de un volumen descomunal”, y se sentó en una de las mesas con vista a la isla de Ibiza, señala El Mundo.

Ahí empezó el ir y venir de los meseros, los que durante varias horas atendieron al sujeto. Dos bandejas de ostras para la entrada fue lo primero que pidió, además de una botella de vino, la primera de varias.

Tras ello ordenó dos platos de pasta con bogavantes (un crustáceo muy similar a la langosta) y como si fuera poco “dos bandejas de frituras de mariscos”.

Luego de disfrutar de cada uno de los platos, los garzones ya sacaban cuentas alegres esperando una muy buena propina, ya que el valor de lo consumido se elevaba por sobre los 400 euros, más de $300.00.

Los minutos pasaban y el cliente seguía sentado de lo más calmado, sin embargo su tranquilidad se vio alterada cuando un mozo llegó con la cuenta: el sujeto lo miró y sin ponerse colorado dijo que no tenía dinero para pagar.

Desde el restaurante llamaron de inmediato a la policía, e incluso los uniformados terminaron sacando la cuenta de lo consumido.

Si el hombre hubiera comido productos por menos de 400 euros, lo más seguro que todo habría terminado en una multa que ni siquiera habría pagado tras volver a su país, sin embargo, según el nuevo Código Penal, se considera una estafa cuando el valor de lo defraudado supera esa cifra.

“Se pasó con las ostras, calculó mal, si hubiera pedido una bandeja menos se habría quedado en delito leve”, apuntó el dueño del local.

Según los antecedentes de la investigación, el sujeto habría hecho lo mismo en otros lugares, con lo que su comilona se traduciría en un “delito de estafa agravado”, y de ser encontrado culpable podría pasar hasta 6 años en prisión.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo