El esquivo animal no había sido fotografiado desde 2012: registran extraño "leopardo rosa" en medio de reserva de Sudáfrica

El primer leopardo fresa fue descubierto el año 2012.

Por Nathaly Lepe

Las manchas de los leopardos africanos son bien conocidas, especialmente porque la industria de la moda ha copiado infinitamente su pelaje rojizo con manchas negras. Pero desde el 2012, un extraño ejemplar macho cambió toda la concepción de cómo debía ser un leopardo.

Es que ese año fue la primera vez que se divisó un rarísimo leopardo fresa, en medio de la Reserva de Caza Madikwe en Sudáfrica, luego que turistas afirmaran que lo habían visto ocasionalmente en el sector.

Finalmente, el animal dejó de ser un rumor cuando fue capturado por la cámara del fotógrafo y guía de safari Deon De Villiers, quien envió su  registro a expertos de Panthera, un grupo de conservación de gatos salvajes con sede en los EE. UU. para preguntarles por el extraño pelaje del animal.

Desde ahí, y luego que se confirmara que el leopardo era una nueva especie, nunca más se había visto, hasta que los dueños de la reserva de Vida Salvaje "Thaba Tholo" lo divisaran nuevamente.

Leopardo rosa Reproducción Black Leopard Mountain Lodge

Comiendo en la naturaleza

Alan Watson, de 45 años, y su esposa Lynsey, de 41 años, fueron los testigos privilegiados de la nueva aparición del leopardo rosa. 

Pero eso no fue todo, porque la pareja logró además captar a uno de los animales más raros del mundo devorando una jirafa muerta.

La fotografía fue lograda gracias a una cámara activada por movimiento que la pareja dejó instalada en una zona de la reserva por donde sospechaban que el leopardo deambulaba.

"Están tan bien camuflados y son increíblemente esquivos. Incluso si estuvieran atravesando la hierba larga no los verías ", dijo Alan al diario inglés Daily Mail. 

Watson había encontrado la jirafa muerta un par de semanas atrás, luego de una tormenta eléctrica. Al no poder salvarle la vida, decidió abrir su cuerpo para que los depredadores del lugar se acercaran a comer pensando que obtendría grandiosas fotos, aunque nunca sospechó que finalmente captaría al esquivo leopardo.

Pero qué hace que el color de este leopardo sea "rosa". Todo es culpa de una  mutación génica llamada erythrism, lo que causa una sobreproducción de pigmentos rojos o una subproducción de pigmentos oscuros.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo