"Exterminador del futuro": el premonitorio emplazamiento contra Bolsonaro que se transformó en realidad tras devastadores incendios en la Amazonía

Y mientras tanto, la Amazonía sigue en llamas y vemos como el pulmón verde del planeta se destruye.

Por Nathaly Lepe

Tres meses atrás y antes de que la devastadora temporada de incendios comenzara en Brasil, la activista y política Marina Silva lanzó una frase contra el presidente Jair Bolsonaro que hoy podría considerarse como premonitoria. "Exterminador del futuro", le dijo en referencia a la falta de políticas ambientales del gobierno para proteger la deforestación de la selva tropical.

Junto a Silva estaban ocho ex ministros de medioambiente -de los diferentes gobiernos y colores políticos de los últimos 30 años- advertían que la administración de Bolsonaro estaba tratando sistemáticamente de destruir las políticas de protección ambiental de Brasil.

"Los estamos viendo deconstruir todo lo que hemos reunido", dijo en la oportunidad José Sarney Filho, quien ocupó el cargo en los gobiernos de Fernando Henrique Cardoso y Michel Temer.

"Estamos hablando de biodiversidad, vida, bosques … el Amazonas tiene un papel increíblemente importante en el calentamiento global. Es el aire acondicionado del mundo; regula la lluvia para todo el continente ", insistió según recuerda el diario inglés The Guardian. 

En la misma actividad, Silva, quien ocupó el cargo de medio ambiente bajo la presidencia de Lula da Silva, agregó que "lo que está sucediendo es un desmantelamiento, tomar la educación y el medio ambiente y hacerlos problemas ideológicos".

Asegurando que el gobierno se estaba arriesgando a "transformar a nuestro país en el exterminador del futuro, y no podemos permitir que eso suceda".

Qué respondieron tres meses atrás

Los emplazamientos generaron una respuesta desde el gobierno brasileños, en la voz del actual ministro de medio ambiente, Ricardo Salles, quien acusó a las anteriores administraciones de una "mala gestión". 

En la misma línea, Salles manifestó que el cambio climático como un "problema secundario" y dijo que las multas ambientales eran "ideológicas".

Una política que al parecer se mantiene luego que Bolsonaro acusara a las ONGs de ser responsables por los incendios que actualmente destruyen la Amazonía y que han consumido una cantidad récord de hectáreas en dos semanas y media.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo