Creían que había muerto por “sobredosis accidental”, pero ahora acusan al esposo de asesinato: le puso heroína en el cereal

Amigos y familiares nunca creyeron dicha versión.

Por Camilo Henríquez

Los amigos y familiares de Christina Ann-Thompson Harris quedaron conmocionados tras la noticia de su muerte. La mujer de 36 años falleció en su casa en septiembre de 2014 y el impacto tras su deceso fue mayor luego de los detalles que entregó la autopsia.

Según el forense, Christina perdió la vida por una “sobredosis accidental” de heroína, algo que no cabía en la cabeza de sus más cercanos, ya que aseguraron que ella “nunca usaría drogas, y mucho menos heroína”.

Cuando ocurrieron los hechos hace 5 años en Michigan, el esposo de la mujer, Jason Harris, le pidió a una vecina que la fuera a ver su casa, ya que su esposa estaba muy resfriada y ésta la encontró sin respuesta en una cama, señala NBC News.

De inmediato se comunicó con otra vecina, la que era enfermera, y ella se dio cuenta que Christina ya estaba muerta, tras lo cual llamó al 911.

Tras el deceso, surgieron varios antecedentes de que Jason estaba teniendo un amorío, e incluso dos hermanos del sujeto le dijeron a la policía que habían escuchado decir que quería “deshacerse de Christina”, reveló el fiscal del condado de Genesee David Leyton.

Casi 5 años después, el hombre fue detenido y acusado de asesinato, y un forense cambió la causa de muerte de “sobredosis accidental” a homicidio.

Los nuevos datos que surgieron tras el arresto de Jason, detallan que un vecino dijo que el hombre le contó que la noche anterior a la muerte de su esposa, ella estaba comiendo cereal con leche y que se había desmayado mientras lo consumía.

La policía está casi segura, que el hombre puso heroína en el cereal de su esposa y que debido a ello se le produjo la sobredosis que terminó con su vida.

Además, determinaron que Jason había tenido “contacto con numerosas mujeres” y quería terminar la relación, pero si se divorciaba debería pagar manutención y pensión alimenticia para sus hijos, los que también temía perder.

Como si fuera poco, los compañeros de trabajo de Jason dijeron que le había pedido aun colega matar a su esposa y que le había ofrecido 5 mil dólares, apunta New York Post.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo