Lo golpearon brutalmente, le robaron y antes de matarlo le ordenaron que cavara su propia tumba

El cuerpo fue encontrado una semana después.

Por Camilo Henríquez

David Lothian y James Webby se sentaron en el Tribunal Superior de Napier (Nueva Zelanda) ante un juez y doce jurados para reconocer su culpabilidad en el brutal asesinato de Alex Latimer.

Tras ellos, se dieron a conocer los brutales detalles del homicidio del joven ocurrido el 30 de septiembre del año pasado.

Según stuff.co.nz, el hombre de 30 años “estaba involucrado en la venta de drogas” y ahí conoció a los que terminarían siendo sus victimarios. Luego de una “transacción”, Lothian le quedó debiendo dinero y se habrían juntado para saldar la deuda el 23 de enero de 2017.

En el lugar se encontraba Webby y entre ambos lo redujeron, le dieron una paliza y le robaron drogas y dinero antes de que Latimer lograra escapar con un “ojo morado y la cara llena de sangre”.

Pasó el tiempo, y un conocido de Latimer le pidió si podía hacer una entrega en Te Haroto y el joven llegó a las 3 la madrugada del domingo 30 de septiembre con el "pedido".

Latimer nunca imaginó que en dicho lugar también estaban Lothian y Webby, quienes nuevamente lo golpearon y lo llevaron al patio trasero de la vivienda, donde siguieron pegándole con unas palas.

Le ordenaron que cavara su propia tumba antes de golpearlo en la cabeza con una pala y comenzar, entre ambos, a hacer un hoyo más grande.

Lothian lo apuñaló varias veces en la espalda y al costado del abdomen. Mientras se desangraba, le robaron una “bolsa de píldoras, pipas de metanfetamina, un paquete de marihuana y dinero”.

Lo enterraron, pero no les gustó el lugar y lo volvieron a sepultar a 10 metros de distancia, donde comenzaba el patio de uno de los vecinos. Antes cubrirlo, le sacaron la ropa y la quemaron, y luego se bañaron y utilizaron desinfectante para tratar de no dejar rastros.

Tras ello tomaron el auto del joven, lo dejaron a decenas de kilómetros del lugar del asesinato y luego le prendieron fuego.

El 6 de octubre y luego de una intensa búsqueda, el cuerpo de Latimer fue encontrado.

Ante el tribunal, Lothian se declaró culpable de varios cargos, entre ellos asesinato y robo con agravantes, mientras que Webby también asumió su responsabilidad.

Ambos volverán a aparecer ante la Justicia el 11 de noviembre próximo cuando serán sentenciados.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo