Así es D28: el gigantesco iceberg que se desprendió de la Antártica que sorprende pero no preocupa a la comunidad científica

Es enorme, pero tres veces más pequeño que el bloque de hielo que el 2017 se separó de Larsen C.

Por Nathaly Lepe

1.58o kilómetros cuadrados de hielo forman parte de d28, el gigantesco iceberg que se desprendió hace un par de días desde la plataforma Amery, la tercera más grande de la Antártica, sorprendiendo a la comunidad científica.

El suceso quedó registrado en una serie de imágenes satelitales captadas por Copérnico, el programa de observación de la Tierra de la Unión Europea en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA). Según el organismo, el gigantesco bloque se desprendió completamente de la plataforma situada al este de la Antártica el pasado 25 de septiembre.

A través de su cuenta de Twitter, la entidad detalló que el nuevo iceberg tiene  unos 210 metros de espesor y contiene 315.000 millones de toneladas de hielo.

“Es un desprendimiento importante, aunque no es ni mucho menos el más grande”, detalló el geólogo Jerónimo López -al medio español ABC- aclarando que el iceberg de esta oportunidad es tres veces menor al bloque que el 2017 se desprendió de la plataforma Larsen C.

Registro satelital y preocupación

Los especialistas de Copérnico llevaban al menos 20 años monitoreando el sector desde donde se desprendió d28 y según los registros la denominaban "diente suelto", por la similitud del bloque a una pieza dental infantil.

El post de la entidad en las redes sociales, muestra un par de imágenes satelitales capturadas por el satélite Sentinel 1. En la primera, correspondiente al 20 de septiembre, se puede ver la enorme grieta, mientras que en la segunda se ve el iceberg completamente separado de la plataforma Amory.

Pese a que el bloque es enorme y la sorpresa que provocó a los investigadores internacionales, se descartó que la situación sea efecto del calentamiento global.

"Aunque hay mucho de lo que preocuparse en la Antártida, no hay aún motivo de alarma sobre esta plataforma de hielo en concreto", detalló la profesora de la Universidad de California, Helen Amanda Fricker.

Sin embargo, los investigadores detallan que tampoco se debe tomar a la ligera. "La extensión del hielo marino en la Antártida vio una rápida pérdida de cerca de dos millones de kilómetros cuadrados desde finales de 2014 a 2017. Esto equivale a una pérdida de cuatro veces el área de España en tres años", incide la cuenta de Twitter del proyecto Copérnico, que también subraya la incidencia del calentamiento en el otro polo. "La extensión del hielo marino en verano es uno de los indicadores principales y más sensibles del cambio climático. El mínimo anual de la extensión de este hielo es en septiembre, y este año ha sido uno de los más bajos jamás observados".

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo