A 33 años del desastre: sala de control de Chernobyl será abierta para los turistas a pesar de contener 200 toneladas de material radioactivo

La sala de control de Chernobyl posee actualmente 40.000 veces los niveles de radiación normales, pero aún así se abrirá a los turistas.

Por Sergio Trujillo

El 26 de abril de 1986 ocurrió uno de los accidentes más graves de la historia del planeta. Ese día Pripyat, Ucrania y buena parte de Europa terminarían viendo por primera vez el mortífero y desolador efecto de la radioactividad. El reactor 4 de Chernobyl explotó, arrojando al aire un potente e invisible veneno para cualquier ser vivo. A pesar de que sus efectos mortales durarían miles de años, hoy se pretende llevar a los turistas al corazón del accidente.

Chernobyl Getty

El gobierno ucraniano confirmó que abriría las puertas de Chernobyl a los turistas. Durante años se ha permitido que la gente visite los alrededores, pero actualmente se quiere llegar más lejos. Sorprendentemente las autoridades dejarán entrar personas a la terrorífica sala de control del reactor 4 de Chernobyl.

Este lugar es muy importante, pues allí fue donde se gestó el desastre de toda la planta nuclear. Ese día en horas de la madrugada se realizó un experimento para comprobar cómo reaccionaría el reactor con un menor suministro de energía. Las condiciones en que lo dejaron las preparaciones del día anterior llevaron a una inestabilidad en el interior del reactor. Finalmente cuando se hizo el experimento, no se logró controlar la situación y el reactor 4 explotó, liberando material de fisión a la atmósfera.

Por supuesto, esto generó que los alrededores hayan quedado con niveles altísimos de radiación. La propia sala de control del reactor 4 sigue teniendo a día de hoy 40.000 los niveles de radiación normales. Aun así, el gobierno abrirá 21 nuevas rutas turísticas por la zona, una de ellas pasando por dicha habitación.

 

Una visita peligrosa

Se calcula que dentro de la planta sigue habiendo 200 toneladas de material radioactivo. Es por eso que está cubierta por un arco de acero de 36.000 toneladas.

En estas condiciones los turistas tendrán la peligrosa opción de cruzar la barrera. Claramente no será a sus anchas, ya que tendrán que seguir un estricto protocolo de seguridad. Esto implicará cascos, trajes antirradiación, respiradores, etc. Aun así, no les permitirán estar más de cinco minutos adentro. Esto será suficiente para ver todas las pantallas y paneles originales de su interior.

El gobierno ha visto una oportunidad turística en este lugar. Gracias a la serie Chernobyl, se calcula que cerca de 87.000 personas han ido al lugar este año.

Chernobyl Getty

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo