Tomó agua de una botella mientras conducía con 39º, lo detuvo la policía y lo multaron con $85 mil por manejar sin el debido cuidado

Más encima el aire acondicionado estaba malo.

Por Camilo Henríquez

Luego de un largo día de trabajo Brock Harris se subió a su auto sólo para darse cuenta de que el aire acondicionado no funcionaba.

Con 39º, el hombre paró en una bencinera, ya que el camino a casa en Queensland era largo, y compró una botella de agua para tratar capear el calor.

Cuando estaba llegando y hacía un giro para entrar a la calle de su vecindario, Harris tomó un sorbo de agua y metros más allá un par de policías que controlaba el tráfico lo detuvo.

Le dijeron que “era ilegal beber mientras conducía” y que no le había prestado la “debida atención” a las condiciones del camino, por lo que no había manejado con el “debido cuidado”, apunta The New Zealand Herald.

“No hay nada que pueda hacer”, afirmó el uniformado, antes de entregarle una multa por 173 dólares australianos, cerca de $85.000 y un punto de demérito en su licencia.

Según un portavoz de la policía de Queensland, los agentes tenían que analizar las condiciones y determinar si el conductor tenía o no el control requerido del vehículo.

“Tenemos que mirar las circunstancias para ver si las acciones del conductor están causando riesgos para sí mismos o para otros”, aseguraron.

Harris señaló que iba a apelar a la multa, sin embargo el pago podría subir, ya que en la página web del Departamento de Transportes indica que por “conducir sin el debido cuidado y atención” hay que pagar más de $260.000 y se le aplica al chofer tres puntos de demérito.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo