Agotadas y magulladas, pero orgullosas de su trabajo: las confesiones de las enfermeras italianas que dan la batalla contra el coronavirus

"Estoy físicamente cansada, la bata de laboratorio te hace sudar y una vez vestida ya no puedo ir al baño o beber durante seis horas", reveló Alessia Bonari. Pese a esto, recalcó que "seguiré cuidando a mis pacientes, porque estoy orgullosa y enamorada de mi trabajo".

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Publimetro

Las autoridades sanitarias de Italia dieron a conocer el martes el peor balance diario desde que inició el brote de coronavirus en el país peninsular, registrando 168 nuevos muertos por coronavirus en 24 horas.

Con dichos números, los casos de Covid-19 en la nación europea llegaron a los 10.149, mientras que los fallecidos llegaron a los 631.

El peor balance diario desde que inició el brote: Italia registra 168 nuevos muertos por coronavirus en 24 horas

Los casos de Covid-19 en el país europeo llegó a los 10.149, mientras que los fallecidos llegaron a los 631.

Y en el marco de la emergencia que enfrenta el país, las enfermeras italianas trabajan durante horas cuidando a los pacientes y dando batalla al Covid-19.

Alessia Bonari dio a conocer en su cuenta de Instagram sus impresiones, revelando que pese a que "estoy físicamente cansada, la bata de laboratorio te hace sudar y una vez vestida ya no puedo ir al baño o beber durante seis horas" recalcó que "seguiré cuidando a mis pacientes, porque estoy orgullosa y enamorada de mi trabajo".

View this post on Instagram

Sono i un'infermiera e in questo momento mi trovo ad affrontare questa emergenza sanitaria. Ho paura anche io, ma non di andare a fare la spesa, ho paura di andare a lavoro. Ho paura perché la mascherina potrebbe non aderire bene al viso, o potrei essermi toccata accidentalmente con i guanti sporchi, o magari le lenti non mi coprono nel tutto gli occhi e qualcosa potrebbe essere passato. Sono stanca fisicamente perché i dispositivi di protezione fanno male, il camice fa sudare e una volta vestita non posso più andare in bagno o bere per sei ore. Sono stanca psicologicamente, e come me lo sono tutti i miei colleghi che da settimane si trovano nella mia stessa condizione, ma questo non ci impedirà di svolgere il nostro lavoro come abbiamo sempre fatto. Continuerò a curare e prendermi cura dei miei pazienti, perché sono fiera e innamorata del mio lavoro. Quello che chiedo a chiunque stia leggendo questo post è di non vanificare lo sforzo che stiamo facendo, di essere altruisti, di stare in casa e così proteggere chi è più fragile. Noi giovani non siamo immuni al coronavirus, anche noi ci possiamo ammalare, o peggio ancora possiamo far ammalare. Non mi posso permettere il lusso di tornarmene a casa mia in quarantena, devo andare a lavoro e fare la mia parte. Voi fate la vostra, ve lo chiedo per favore.

A post shared by Alessia Bonari (@alessiabonari_) on

"Soy enfermera y ahora me enfrento a una emergencia sanitaria. También tengo miedo. Temo porque la máscara puede no adherirse bien a la cara, o puede que accidentalmente me haya tocado con guantes sucios, o tal vez las gafas no cubran completamente mis ojos y algo haya pasado", expresó.

"Estoy físicamente cansada, la bata de laboratorio te hace sudar y una vez vestida ya no puedo ir al baño o beber durante seis horas. Estoy psicológicamente cansada, y al igual que todos mis colegas que han estado en la misma situación durante semanas, esto no nos impedirá hacer nuestro trabajo como siempre lo hemos hecho. Seguiré cuidando a mis pacientes, porque estoy orgullosa y enamorada de mi trabajo", afirmó.

"Lo que le pido a cualquiera que esté leyendo esta publicación es que no frustren el esfuerzo que estamos haciendo y protejan a los más frágiles. Los jóvenes no somos inmunes al coronavirus, nosotros también podemos enfermar. No puedo permitirme el lujo de volver a mi casa en cuarentena, tengo que hacer mi trabajo. Haz tu parte, te lo pido por favor", remató.

En tanto, en Twitter se viralizó una imagen en donde aparece la enfermera Elena Pagliarini durmiendo, tras caer rendida al cansancio mientras trabaja en un centro asistencial en Italia.

Es tanto el agotamiento, que incluso se quedó dormida con su mascarilla todavía puesta, en un hospital de la ciudad de Cremona.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo